La Xunta autorizará batidas de jabalíes para frenar su avance descontrolado

Pretende evitar accidentes de tráfico, daños agrícolas y la propagación de enfermedades


redacción / la voz

El crecimiento descontrolado de la población de jabalíes está causando serios problemas en Galicia. Irrumpen en las carreteras, arrasan plantaciones y se acercan peligrosamente a los núcleos urbanos. La cuarentena derivada del estado de alarma no ha hecho más que empeorar las cosas al quedar prohibida cualquier acción de caza que pudiese limitar los movimientos de estos animales, que aprovechan el confinamiento de los humanos para avanzar sin freno. Esta semana llegó el peor ejemplo de esa expansión: el accidente mortal de Rodeiro provocado por la entrada de un jabalí en la carretera. Es este un problema urgente que, además de importantes daños a la agricultura, causa más de tres mil siniestros de tráfico cada año.

Conocen bien la situación en la Consellería de Medio Ambiente que dirige que dirige Ángeles Vázquez. Este sábado, la conselleira propondrá en la reunión del Centro de Coordinación Operativa (Cecop) de Galicia la autorización de batidas de caza de jabalíes para frenar ese avance. Serán acciones de carácter excepcional y en principio solo en los supuestos en los que se hayan acreditado graves daños a la agricultura o en zonas que afecten al tráfico. Desde la Xunta ya se han puesto en contacto con los responsables de la Dirección General de Tráfico en Galicia para conocer cuáles son los tramos en los que se han producido más accidentes causados por jabalíes y de esa forma poder establecer un mapa de riesgos.

 

 

La Xunta sostiene que ya en los primeros momentos de confinamiento quiso establecer ciertas excepciones a la prohibición genérica de realizar acciones de caza, pero que el Ministerio de Política Territorial rechazó la decisión del Gobierno gallego al entender que la actividad cinegética estaba incluida en las prohibiciones del real decreto que declaró el estado de alarma. Un mes después, es el Ministerio de Agricultura el que ha remitido una carta a las comunidades autonómicas para que mantengan el control de las poblaciones de jabalíes durante la cuarentena. La conselleira Ángeles Vázquez y la directora xeral de Patrimonio Natural, Belén do Campo, explicaron esta semana a los representantes de los tecores gallegos que la autorización del ministerio se plantea también para «evitar o risco de propagación de enfermidades animais e prever posibles danos en producións agrogandeiras».

Miedo a la peste porcina

La propagación de enfermedades, en particular de la peste porcina, es una de las mayores preocupaciones de los responsables gallegos de Medio Ambiente, ya que los jabalíes serían transmisores de la enfermedad, como explica Belén do Campo, que recuerda que ya cuando se declaró el estado de alarma el Gobierno gallego ya auguraba problemas en las zonas rurales con los jabalíes y por eso planteaba la realización de batidas excepcionales. En Galicia llegaron a autorizarse esperas, que son acciones de caza específicas e individuales, para no incumplir las normas de movilidad, y que se desarrollaron en zonas muy concretas y solo en casos de daños graves. Pero la eficacia de esas esperas es muy limitada.

Ahora, tras la aprobación por parte del Cecop de Galicia, la Consellería de Medio Ambiente permitirá la realización de batidas para frenar el avance del jabalí. En esas acciones de caza se deberán adoptarse las medidas de prevención necesarias para evitar el contagio entre los cazadores.

Los jabalíes ya causan diez accidentes al día en las carreteras gallegas

José Manuel Pan
REFLECTORES. Este es uno de los sistemas empleados por la Xunta en una carretera de Lugo para que la luz de los coches se refleje hacia los jabalíes y estos se asusten
REFLECTORES. Este es uno de los sistemas empleados por la Xunta en una carretera de Lugo para que la luz de los coches se refleje hacia los jabalíes y estos se asusten

La caída del tráfico por la cuarentena aumenta la presencia de animales en la calzada

Hace tiempo que los jabalíes se han convertido en un serio problema en Galicia. Destrozan explotaciones agrícolas, plantaciones y pequeñas huertas. La superpoblación de estos animales dispara la preocupación general y también está causando graves problemas en el tráfico. Irrumpen en las carreteras y sorprenden a los automovilistas. La colisión con un jabalí suele cerrarse la mayoría de las veces con serios daños en los vehículos e incluso con algún tipo de lesión en conductores y ocupantes, aunque en ocasiones también originan graves accidentes, como el ocurrido la noche del lunes en una carretera del municipio pontevedrés de Rodeiro y que terminó con la vida de un conductor de 30 años, que perdió el control del vehículo probablemente al intentar esquivar al animal.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La Xunta autorizará batidas de jabalíes para frenar su avance descontrolado