La cárcel de Teixeiro suma un nuevo turno de desinfección del coronavirus gracias a los bomberos

Empezaron la semana pasada y hoy retomaron las tareas con la ayuda de personal y medios de Carreteras del Estado


Vigo / la voz

La cárcel de Teixeiro, el penal de la provincia de A Coruña y uno de los mayores del noroeste peninsular, ha incorporado un nuevo turno de desinfección semanal por el COVID-19. Profesionales del Consorcio de Bomberos empezaron la semana pasada con un primera batida, que retomaron esta mañana ya junto a operarios y medios materiales de Carreteras del Estado, esto último con la ayuda de la Subdelegación del Gobierno en A Coruña. A mayores, el centro contó con la desinfección de los militares de la UME, y de forma diaria se incorporó una empresa que, con cargo al presupuesto de la cárcel coruñesa, recorre a diario las dependencias, galerías, celdas y despachos del complejo coincidiendo con los relevos para que los trabajadores que se incorporan tengan todas las garantías sanitarias. El sistema que utilizan nada tiene que ver con los otros, ya que funciona mediante vaporización. Existe un segundo frente higiénico, formado por trabajadores del servicio ordinario y presos que ya participaban en esta labores antes del estado de alarma. En el caso de Teixeiro son unos 50 internos, y actualmente trabajan en turnos de mañana y tarde bajo una orden específica que aumentó las exigencias.

El control interno

Lo que mantiene perplejos a los funcionarios de esta cárcel es el reducido número de altercados con presos que arrastran adicciones. Por ejemplo, en Bonxe se registró hace dos semanas uno de consideración, con siete internos implicados, según explican fuentes conocedoras. Sorprende sobre todo tras suspenderse las visitas y los permisos al exterior, que hicieron que se cortara el suministro de droga hace ya más de un mes, y después de un 2019 en el que se incautaron grandes cantidades de droga, especialmente de heroína. Un dato -el de todas las cárceles gallegas- que Instituciones Penitenciarias sigue sin hacer público, y que resulta la mejor forma de mostrar la realidad de los funcionarios y la mejor manera de poner en valor su hacer y olfato policial.

Tampoco se ha disparado la demanda de metadona entre la comunidad reclusa de Teixeiro. «Los que ya tomaban en algunos casos, no muchos, han aumentado algo la dosis. Unos pocos que no tomaban la han solicitado, pero el aumento, en general, no es significativo», explica un trabajador, quien, tras más de 20 años de experiencia, confiesa que para analizar la actual calma chicha en Teixeiro la única explicación es el diálogo con la dirección, pero también el miedo a acabar contagiados de coronavirus o incluso a fallecer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La cárcel de Teixeiro suma un nuevo turno de desinfección del coronavirus gracias a los bomberos