Los jabalíes ya causan diez accidentes al día en las carreteras gallegas

José Manuel Pan
José Manuel Pan REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

REFLECTORES. Este es uno de los sistemas empleados por la Xunta en una carretera de Lugo para que la luz de los coches se refleje hacia los jabalíes y estos se asusten
REFLECTORES. Este es uno de los sistemas empleados por la Xunta en una carretera de Lugo para que la luz de los coches se refleje hacia los jabalíes y estos se asusten ALBERTO LÓPEZ

La caída del tráfico por la cuarentena aumenta la presencia de animales en la calzada

22 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace tiempo que los jabalíes se han convertido en un serio problema en Galicia. Destrozan explotaciones agrícolas, plantaciones y pequeñas huertas. La superpoblación de estos animales dispara la preocupación general y también está causando graves problemas en el tráfico. Irrumpen en las carreteras y sorprenden a los automovilistas. La colisión con un jabalí suele cerrarse la mayoría de las veces con serios daños en los vehículos e incluso con algún tipo de lesión en conductores y ocupantes, aunque en ocasiones también originan graves accidentes, como el ocurrido la noche del lunes en una carretera del municipio pontevedrés de Rodeiro y que terminó con la vida de un conductor de 30 años, que perdió el control del vehículo probablemente al intentar esquivar al animal.

El año pasado se contabilizaron en Galicia cinco mil accidentes por la irrupción de animales en la carretera, pero la mayoría, casi 3.300, fueron causados por la irrupción de jabalíes. Con casi diez siniestros al día, estos animales se han convertido en los grandes enemigos del tráfico. Los gestores de la seguridad vial están seriamente preocupados y buscan soluciones para evitar el acceso descontrolado de animales a la calzada, que está aumentando en estos días de cuarentena en los que apenas hay tráfico ni ruidos que los ahuyenten.

En Galicia hubo 3.283 accidentes con jabalíes el año pasado, pero se sospecha que hay más siniestros que no llegan a comunicarse

Se han estudiado fórmulas de todo tipo, desde la instalación de barreras físicas en los laterales de las carreteras hasta sistemas sonoros y luminosos que consigan espantar a los animales ante la proximidad de vehículos. Pero la fuerza de los jabalíes arrasa con vallados que sí son eficaces con otros animales. En Lugo, la Axencia Galega de Infraestruturas ha probado también con reflectores en los laterales de la calzada e incluso con sustancias que repelen a los jabalíes, entre las que se encuentra la orina sintética de lobo. Pero pese a todos esos intentos, el jabalí sigue atravesando carreteras y poniendo en riesgo la circulación.

Los expertos coinciden en que es muy urgente encontrar soluciones. En un foro organizado en noviembre por La Voz de Galicia para analizar este problema, el teniente coronel jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Galicia, Francisco Javier Molano, reclamó medidas contra la proliferación de este animal, y advertía: «Si no lo controlamos a tiempo, puede llegar un momento en el que será el jabalí el que nos controle a nosotros». En aquel foro se destacó que Galicia es la primera comunidad en número de accidentes con animales por kilómetro cuadrado, y que «las colisiones con animales son uno de los problemas más graves en el tráfico en Galicia», como reveló David Llorente, jefe de Tráfico en Ourense, una de las provincias más afectadas por los jabalíes. Es la segunda más perjudicada, con 921 siniestros de ese tipo el año pasado, ya que el primer puesto se lo llevan las carreteras de Lugo, 1.172 accidentes en la red viaria lucense en el 2019. En la de A Coruña hubo 756 siniestros, y en la de Pontevedra, 433.

Una cifra oculta

En todo caso, en aquel foro especializado se debatió ampliamente sobre los problemas que causa el jabalí en las carreteras de Galicia y se observó un dato importante respecto a las cifras, ya que se sospecha que hay una cifra negra de siniestralidad, ya que los expertos concluyeron que hay muchos accidentes con jabalíes, los de carácter leve, que no llegan a conocimiento de las autoridades.

Los dispositivos ahuyentadores se colocan en la parte frontal de los coches y emiten unos sonidos que perciben los animales
Los dispositivos ahuyentadores se colocan en la parte frontal de los coches y emiten unos sonidos que perciben los animales

La Guardia Civil utiliza dispositivos ahuyentadores en sus vehículos

Entre los sistemas que buscan disminuir los riesgos que causan los animales en las carreteras hay unos dispositivos que se comercializan como ahuyentadores y que emiten ultrasonidos que espantan a los jabalíes y a otros animales.

Esos dispositivos se colocan en la parte delantera de los vehículos y cuando estos alcanzan cierta velocidad emiten los sonidos que ahuyentan a los animales. Todos los coches y motos de la Guardia Civil utilizan esos dispositivos y, aunque aún no se conoce ningún estudio que demuestre la total eficacia de esos ultrasonidos, lo cierto es que algunas fuentes aseguran que descendió la siniestralidad de los coches patrulla con animales implicados.