La obra pública arranca al ralentí y con férreas medidas para evitar contagios

Mientras las obras autonómicas despegan, el AVE afronta problemas en algunos tramos

Obras en la vía Ártabra, en el área metropolitana de A Coruña
Obras en la vía Ártabra, en el área metropolitana de A Coruña

redacción / la voz

La obra pública en Galicia se reinició ayer al ralentí debido a que algunas empresas optaron por mantener el festivo que figura en el convenio de la construcción, por lo que será hoy el día para saber hasta qué punto pueden retomarse los trabajos en un sector clave que será el termómetro de la reactivación económica, en un momento en el que la inversión pública puede ser determinante. No obstante, en un contexto marcado por más medidas de seguridad para evitar contagios, la Xunta logró que se reanudaran los trabajos en algunos de sus proyectos más relevantes, como la vía Ártabra en el área metropolitana coruñesa (23 millones de inversión total) o la conexión entre el polígono de San Cibrao y la A-52 en Ourense (16 millones de inversión). Esta última obra está en un avanzado estado de ejecución a pesar del parón de dos semanas y se mantiene la previsión de terminarla a principios del verano. También está en marcha el enlace con el polígono de Morás, en Arteixo, que podrá finalizarse en unas semanas, después de afectar al tráfico de acceso al polígono de Sabón desde hace varios meses.

Las estaciones intermodales que la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade está ejecutando en Santiago, Vigo, Ourense y Pontevedra reanudarán mañana los trabajos, al igual que buena parte de las obras que coordina la Axencia Galega de Infraestruturas (AXI), en buena medida porque algunas empresas optaron por respetar el festivo que figura en su convenio.

Lo mismo sucederá con las obras del AVE en la provincia de Ourense, aunque con más complicaciones, según informó el ADIF, entre las que se encuentran los problemas con los hospedajes para los trabajadores, con los suministros, la ausencia de algunos encargados de los trabajos por distintas razones o el mantenimiento de las distancias de seguridad. Esta última es precisamente una de las razones por la que no se podrán reanudar por el momento los trabajos en el tramo entre Taboadela y Ourense, donde se adapta la vía convencional a los parámetros técnicos de la alta velocidad. En este tajo no se puede garantizar la distancia de seguridad entre los operarios, que trabajan por la noche para no interferir con las circulaciones de trenes. La unión temporal de empresas que lleva este tramo está tratando de adquirir mascarillas para mitigar el riesgo.

En este sentido, la Consellería de Infraestruturas ha distribuido una serie de medidas de seguridad para evitar los contagios en estas obras, poniendo la salud de los empleados por encima de cualquier otro objetivo. Hay que recordar que la detección de un positivo por COVID-19 supone la paralización casi automática de la obra, pues el resto de los trabajadores deberá someterse a la cuarentena, como ya ha sucedido en algún caso.

Más pruebas

Hoy empezarán las pruebas de carga en los viaductos de Requejo y Pedregales, los más largos del tramo de la línea de alta velocidad que aún está en obras. Entre Zamora y Pedralba quedan pendientes las pruebas a velocidad máxima entre la estación de Zamora y Tábara. Estos ensayos se iniciarán próximamente, confirman en el ADIF.

Los sindicatos CC.OO. y UGT destacaron ayer la normalidad en la vuelta al trabajo, cuestionada por centrales como la CIG. La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) destacó el «trabajo muy importante de adaptación» por parte de las empresas. El secretario xeral de UGT-Galicia, José Antonio Gómez, aseguró que el retorno a los tajos se está haciendo «con moita calma» y que la plena normalidad no se alcanzará hasta dentro de unos días.

Por otra parte, la conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, mantuvo un encuentro por videoconferencia con el presidente de la Federación Gallega de la Construcción, Diego Vázquez Reino, y los representantes de las asociaciones provinciales, para supervisar la reactivación de los trabajos, que este año suponen una inversión de 160 millones de euros y la creación de 1.400 puestos de trabajo.

En este encuentro, la Xunta y el sector de la construcción coincidieron en la prioridad de garantizar la seguridad de los trabajadores mediante el estricto cumplimiento de las medidas anticontagios, para lo que la guía de recomendaciones de seguridad de la Xunta reforzará las medidas que ya han tomado las empresas por su cuenta. Ethel Vázquez destacó que en muchos casos se reanudan actuaciones de interés público, como la continuación de la construcción de centros de salud (Narón, Paderne, A Estrada...) o el comienzo de la ejecución del Hospital de Pontevedra, así como la ampliación del de Ferrol y Burela. Otros van dirigidos a garantizar la calidad de las aguas y la salud pública, como el saneamiento de A Malata, la mejora de la depuración de Praceres o la futura potabilizadora de Betanzos.

La incógnita del AVE gallego tras el coronavirus: hasta junio como pronto no recuperará su ritmo de obras

Pablo González
El Gobierno central reactivó con dificultades las obras del AVE
El Gobierno central reactivó con dificultades las obras del AVE

El ADIF calcula que la actividad en la nueva línea de alta velocidad se redujo a la mitad en marzo

Como ha sucedido con gran parte de los sectores económicos del país, las obras del nuevo acceso ferroviario de alta velocidad se vieron afectadas de lleno por la crisis sanitaria, y ello a pesar de que durante el mes pasado no se había paralizado oficialmente la actividad en la obra pública y en la construcción, como sí sucedió a partir del pasado día 29 de marzo, cuando se aprobó un decreto para habilitar un permiso retribuido recuperable para los trabajadores que no prestan servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La obra pública arranca al ralentí y con férreas medidas para evitar contagios