La nueva prórroga del estado de alarma llevará las elecciones gallegas al otoño

Los partidos creen que la situación excepcional durará semanas y no permitirá convocar antes los comicios

Pleno del Parlamento de Galicia de hace dos semanas, con los escaños vacíos
Pleno del Parlamento de Galicia de hace dos semanas, con los escaños vacíos

Santiago

Cuando el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, consultó a los líderes políticos para suspender la celebración de las elecciones autonómicas del 5 de abril, quedó esbozada la posibilidad de que el proceso se pudiera retomar en mayo para acudir hacia finales de junio a la cita con las urnas. Con la nueva prórroga de la declaración del estado de alarma, que se ampliará como mínimo hasta el 26 de abril, esa opción se desvanece por completo y todos los partidos dan por hecho que los comicios deberán ser en otoño.

El secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, ya llegó en su día a aventurar la fecha del 27 de septiembre para las elecciones, por ser la más aproximada al cumplimiento de los cuatro años desde las últimas autonómicas, las del 25S del 2016. Y ese horizonte temporal, que abarcaría desde el 20 de septiembre al 11 de octubre, es ahora mismo el más factible para encajar los comicios aplazados, siempre que las circunstancias lo permitan.

«La mejor posibilidad sería celebrar las elecciones en junio», apunta una fuente del PP gallego, pues eso significaría que la lucha contra la pandemia del coronavirus no ha ido tan mal, que se logró cortar la cadena de contagios y levantar la emergencia sanitaria antes de lo previsto. «Pero debemos ser realistas», matizan en la dirección del partido, que dejan claro que ahora mismo, ni en el Gobierno gallego ni en el PP, nadie tiene la cabeza en las elecciones, sino en el combate del virus COVID-19.

El decreto de suspensión de las elecciones se limita a señalar que la nueva convocatoria se realizará «no prazo máis breve posible», una vez que se levante el estado de alarma y la emergencia sanitaria, y «oídos os partidos políticos». Además, Feijoo convocará los comicios siguiendo el manual, es decir, que tendrán lugar entre 54 y 60 días después de la publicación del decreto, lo que daría un margen de dos meses para volver a aprobar las listas, abrir el proceso de voto por correo y celebrar la campaña.

La oposición, por tanto, algo tendrá que decir sobre la nueva fecha, aunque la elección de la misma siga siendo una prerrogativa del presidente de la Xunta. Al menos deberá escuchar a la bancada izquierda. Y la preferencia de esta, al igual que la del PP, apuntan hacia el otoño, pues no ven factible celebrarlas en verano.

De hecho, aunque el estado de alarma no se prorrogara más allá del 26 de abril, que está por ver, se van a mantener ciertas restricciones de a la movilidad y la actividad económica que no van a permitir que se recupere plenamente la normalidad que requiere un proceso electoral,

«Agora non estamos para pensar nas eleccións, senón para recuperar a vida das persoas», apuntan en el equipo de Antón Gómez-Reino, candidato de Galicia en Común. Y lo mismo en el BNG. Su líder., Ana Pontón, lleva semanas manifestando que las elecciones son un asunto «secundario» y que solos e podrá ir a votar cuando se pueda hacer con seguridad y plenas garantías. Y eso no ocurrirá, estiman en el BNG, antes del otoño.

Treinta años del primer Gobierno Fraga: «A lección había que levala moi sabida»

Domingos Sampedro

Varios conselleiros del gabinete con el que se estrenó en la Xunta el fundador del PP relatan cómo era la política en 1990

Era un Gobierno de once conselleiros, todos hombres, que en febrero de 1990 se plantó ante Manuel Fraga Iribarne y un crucifijo para tomar posesión: «Si cumplís, Dios os lo premiará y Galicia os lo agradecerá; si no, os lo demandará», les avisó. Algunos, como José Manuel Romay Beccaría o Víctor Manuel Vázquez Portomeñe, ya venían rodados. Otros, como Manuel Pérez, exalcalde de Vigo, asomaban la cabeza: «Yo estaba asustado al lado de políticos tan avezados», confiesa.

Aquel primer gabinete del PP, heredero de la extinta AP, tenía «ilusión», «exigencia» y «altura de miras», evocan sus protagonistas, para cumplir un programa recopilado nada menos que en quince tomos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La nueva prórroga del estado de alarma llevará las elecciones gallegas al otoño