Las universidades gallegas dan casi por perdida la presencialidad

El lunes decidirán, en coordinación con la Xunta, como proceder. El sistema de evaluación por el que optará Galicia se abordará a la vuelta de Semana Santa, con la situación más evolucionada


Santiago / La Voz

Lo más urgente, primero. Y lo más urgente en estos momentos es saber cómo terminarán las clases, pero en el escenario actual, las universidades tienen bastante claro que regresar a las aulas presenciales es muy difícil, porque el calendario lectivo en la enseñanza superior termina a mediados de mayo y porque aunque no se prorroguen las medidas de confinamiento, lo más probable es que la vuelta a la normalidad sea paulatina y sin grandes reuniones, como las de un aula, una biblioteca o una facultad, al menos al principio. Claro que quien marca el ritmo son las autoridades sanitarias. 

«Sendo realistas cabe pensar que a volta ás aulas será o derradeiro nivel dentro da crise». Lo dijo el rector de Vigo, Manuel Reigosa, en la última reunión del Consello de Goberno en la que explicó que Vigo trabaja en dos escenarios: uno que permita mantener los plazos y otro en el que haya que prorrogar el curso. El rector de A Coruña, Julio Abalde, mantendrá mañana una reunión con los decanatos para tomar una decisión conjunta, pero en este momento es más proclive a terminar de manera no presencial.

Así que aunque la decisión se tomará el lunes en una reunión con la Xunta para actuar de manera conjunta, las universidades dan prácticamente por perdida la presencialidad. La de las clases, porque otra cosa es la evaluación. Para los exámenes hay más margen de maniobra y las universidades creen que se puede aplazar ese debate para mediados de abril. Primero, porque por aquel entonces el horizonte del distanciamento social estará un poco más despejado y segundo, porque el ministro de Universidades, Manuel Castells, ha emplazado a las comunidades a volver a reunirse el 15 de abril y quizá de ese nuevo debate salga una posición más clara que la de la conferencia general de este jueves.

«Aí si que non convén dar bandazos», opina el rector de la USC, Antonio López, porque hay que dar seguridad al alumnado. El rector compostelano piensa que el calendario docente debería respetarse, porque hay un sistema no presencial implantado. «Non me parece que haxa moita marxe para facer cambios nin me parece que sexan bos», subraya, siempre desde una perspectiva personal. 

Sin embargo, con la evaluación hay que valorar si debe ser presencial o no y quizá eso conlleve un retoque en los calendarios en función de las posibilidades de examen y en coordinación con otras citas, como la selectividad, que se ha retrasado a julio. Siempre serían los mínimos e imprencindibles para tratar de generar las menores distorsiones posibles. De nuevo, López expresa su opinión personal. «Se hai posibilidades dunha avaliación presencial sería moito mellor que fórmulas non presenciais, que están pouco desenvolvidas, incluso nas universidades que son de orixe non presenciais»  que acaban teniendo alguna dosis de presencialidad, como la UNED.

Se está trabajando en ello, porque el escenario es incierto. La CRUE mantenía a principios de esta semana una reunión con el Gobierno en la que se decidió empezar a buscar fórmulas de evaluación a distancia, para estar preparadas para cualquier eventualidad y ante una evolución imprevisible de la pandemia. 

Las universidades tienen libertad para decidir si terminan el curso on line

Tamara Montero

Universidades de Andalucía, Navarra, Cataluña y Cantabria ya han renunciado a la presencialidad. La conselleira de Educación ha propuesto aplazar los exámenes, igual que se ha hecho con la selectividad

La Autónoma de Barcelona lo anunciaba hace unos días: no se reanudarían las clases presenciales y empezaba a diseñar mecanismos de evaluación virtual. Se confirmaba así una opción que la Conferencia de Rectores ponía sobre la mesa el pasado lunes: las probabilidades de no poder retomar la actividad presencial eran altas y había que coordinarse y empezar a pensar en fórmulas de evaluación a distancia. La Conferencia General de Política Universitaria ha mostrado este jueves las diferentes posturas en cuanto al cierre del curso universitario y el ministro ha pedido estar preparados para las eventualidades que puedan surgir. No se descarta una renuncia total a la presencialidad ni la posibilidad de buscar fórmulas semipresenciales, aunque el País Vasco ha mostrado su rechazo a renunciar a la docencia presencial. El día 15 habrá una nueva reunión para avanzar en la coordinación del cierre del curso. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Las universidades gallegas dan casi por perdida la presencialidad