Las nuevas elecciones gallegas no podrán celebrarse hasta dos meses después de levantarse la alarma

El borrador que manejan los partidos para suspender los comicios previstos para el 5 de abril indica que habrán de pasar dos meses desde que se levante la alarma, y nunca entre el 19 de julio y el 13 de septiembre, lo que llevará los comicios a otoño

Comparecencia de Feijoo tras reunirse con los partidos gallegos El presidente de la Xunta ha mantenido una videoconferencia con los candidatos del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero; Galicia en Común, Antón Gómez-Reino; y BNG, Ana Pontón. Se han planteado el nuevo escenario electoral tras pedir todas las fuerzas un aplazamiento de los comicios autonómicos, que ya no se celebrarán el 5 de abril por la situación derivada del coronavirus y el estado de alarma

Redacción

El borrador de decreto que manejan ya los partidos en Galicia -y que debatirán esta mañana- para aplazar las elecciones gallegas prevista para el 5 de abril indica que esos comicios solo podrán celebrarse dos meses después de que se haya superado la actual situación de decreto de alarma y alerta sanitaria por el coronavirus, según confirman las fuentes consultadas. Teniendo en cuenta los plazos actuales (hasta abril, al menos, no se levantará la alarma) y que los partidos han pactado que no haya comicios en julio y agosto, todo sitúa los comicios (salvo una mejora precipitada en la situación sanitaria) en otoño, en una fecha aún por determinar. 

De hecho, según ese mismo documento -elaborado por servicios jurídicos a petición del Gobierno gallego, y que puede cambiar- los comicios no podrán celebrarse entre el 19 de julio y el 13 de septiembre, incluyendo este último día, que es el segundo domingo de ese mes. Son fechas que se citan expresamente en el borrador del decreto y que apunta a que, a partir de entonces -el domingo 20, por ejemplo-, sí podrían tener lugar las elecciones del 2020. De hecho, estarían aún en plazo antes de que acabara la actual legislatura (la fecha tope era finales de octubre, si bien Feijoo, de acuerdo con el lendakari Urkullu, decidió adelantarlas a abril).

En todo caso, precisan esas fuentes, todo ello es una propuesta a la espera de que lo determinen esta mañana los partidos. 

Lo que se intenta es que el proceso electoral se quede congelado en el mismo momento que se está actualmente, es decir, que se retome en el mismo punto que está ahora, con las candidaturas ya listas, las coaliciones preparadas y la campaña aún no iniciada. Se evitará todo el proceso anterior a la segunda semana de marzo. Pero esto plantea dudas, por ejemplo, en el censo electoral. Además, el responsable de volver a llamar a las urnas sería el presidente de la Xunta. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las nuevas elecciones gallegas no podrán celebrarse hasta dos meses después de levantarse la alarma