Urkullu pacta con los partidos vascos aplazar las elecciones

No está clara la fórmula que tendrá que emplear tras ese acuerdo político, mientras Feijoo sopesa una situación similar para Galicia

Feijoo y Urkullu, durante una visita del primero a la sede del Gobierno vasco en el 2016
Feijoo y Urkullu, durante una visita del primero a la sede del Gobierno vasco en el 2016

La Voz / Redacción

El lendakari Iñigo Urkullu ha dado un paso al frente y ha pactado ya con los partidos el aplazamiento de las elecciones en el País Vasco, comicios previstos para el 5 de abril, igual que en Galicia. En esta comunidad, Feijoo mantiene una reunión esta mañana también con el resto de formaciones políticas y todo apunta a que se irá en la misma dirección por la emergencia sanitaria por el coronavirus. La cita en Galicia ha comenzado a mediodía con PSdeG, BNG, Galicia en Común y Ciudadanos, mientras Vox ha rechazado la cita. 

Urkullu se acoge a la situación de declaración de emergencia y de alarma en España, de tal manera que dejará en suspenso la disposición de febrero por la que procedía a convocar esos comicios. La fecha que se decidirá posteriormente queda a expensas de cómo evolucione la situación, «en cuanto sea posible», y «en el primer domingo» que sea hábil para ello. Pero teniendo en cuenta el contexto actual, aventurar cualquier fecha es temerario.

La legislación española no contempla la suspensión de unas elecciones ya convocadas, como sucede en el País Vasco y en Galicia. Todo apunta a que el anclaje jurídico queda en manos del Gobierno central y de la Junta Electoral Central, si bien esta última solo actúa tras una solicitud formal. De esta forma, lo que ha sucedido en el caso vasco, y salvo sorpresa, también pasará en el gallego, es una declaración política formal, consensuada, y que evitará elecciones en las dos comunidades mientras siga el estado de alarma.

Sin embargo, la fórmula que ha encontrado el País Vasco, y pactada entre todos los partidos, pasa primero por dejar en suspenso el decreto del lendakari de la propia convocatoria, de tal forma que el presidente Urkullu se reservaría la potestad de llamar a las urnas, sin depender así de Madrid, a través de otro decreto. Está por ver si esa misma solución se articula en Galicia.

Una decisión sin precedentes: ¿es posible aplazar las elecciones del 5 de abril?

Manuel Varela

No existe ninguna legislación que contemple el cambio de fecha, aunque sí hay mecanismos para hacerlo

La carrera hacia el 5 de abril se ha visto interrumpida en Galicia y el País Vasco con la amenaza del coronavirus, cuyo pico de contagios se prevé aún para las próximas semanas. Tanto el PPdeG como el PSdeG y el BNG han cancelado ya los actos en los que preveían asistencias multitudinarias como medida preventiva. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, reconoció ayer su deseo de mantener la fecha electoral, pero coloca por delante «la salud de los ciudadanos». Un día antes, admitía la posibilidad de consultar al Gobierno central el aplazamiento de la fecha, ya que las comunidades autónomas carecen de competencia en este sentido.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Urkullu pacta con los partidos vascos aplazar las elecciones