El país de las 20.000 Fontes y 10.000 Penas

Manuel Varela Fariña
Manuel Varela REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

MARCOS CREO

Dos ambiciosos proyectos de la Xunta y la Real Academia recogen cerca de medio millón de microtopónimos

11 mar 2020 . Actualizado a las 14:58 h.

Hay un bosque en Cervo que es un Quebracabezas, una roca en Fornelos de Monte que bautizaron Rañacú y abunda la Preguiza en San Sadurniño, Teo y Viveiro, donde este sinónimo de la desidia sirve para identificar fincas, labrantíos y pastos. Los tres son parte de los casi medio millón de nombres de lugares que la Xunta y la Real Academia Galega identificaron en los últimos veinte años, primero con el Proxecto Toponimia de Galicia, paralizado en el 2011, y que se reanuda ahora con Galicia Nomeada.

Este último, centrado en la microtoponima —es decir, los nombres de fincas, caminos, lugares o accidentes geográficos—, se realiza de forma colaborativa y suma un total de 12.394 topónimos introducidos en los tres últimos meses por más de 800 colaboradores registrados. «É unha ferramenta moi necesaria para salvagardar este riquísimo patrimonio cultural que se agocha detrás dos nosos nomes de lugar», reivindica Vicente Feijoo, responsable del programa.

El topónimo más frecuente en las parroquias gallegas es Fonte y sus derivados Fontao, Fontán o Fontiña. Son más de 20.700, lo que lo deja en un destacado primer lugar sobre Rego, Regueiro o Regato, que se distribuyen en unos 14.350 puntos de Galicia. A continuación aparecen Prado, Pena (Penedo, Peniza) y Campo, en torno a los 10.000 cada uno. También tienen un peso elevado sobre la toponimia gallega Porto, Monte, Chousa, Casa y Pedra.