De Lara asegura que iba a entregar el auto de la Pokémon el día de su cese

Lamenta el atraso que ahora sí tendrán las causas que estaba llevando

La jueza Pilar de Lara
La jueza Pilar de Lara

Redacción

El pasado 30 de enero la jueza Pilar de Lara, titular del juzgado de Instrucción número 1 de Lugo, iba a entregar el auto de la operación Pokémon cuando recibió la sanción del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) comunicándole la sanción por «dilaciones indebidas», que la apartaba siete meses y un día de empleo y sueldo. Esto le supuso a la magistrada la pérdida de destino, tal y como explicó la protagonista en una entrevista concedida a Onda Cero. Dijo que la notificación de la sanción le generó impotencia: «Ha sido un proceso largo en el tiempo, duro y de desgaste personal y profesional», reconoció.

66 macrocausas en cinco años

La coincidencia de fechas entre la entrega del auto y de la sanción hace que la jueza se pregunte «dónde está el interés general, porque ahora ese macroproceso lo va a tener que examinar otro juez, y el auto se dilatará muchos meses». De hecho, tanto la operación Pokémon como Véndex (una pieza separada de la primera) se dilatarán ahora al ser cesada. De Lara explicó que en diciembre del 2014 tenía 90 macrocausas abiertas en su juzgado y seis meses después eran 80. En noviembre del 2017, cuando le abrieron el expediente, ya solo quedaban pendientes 42, y el 30 de enero, cuando recibió la sanción, eran solo 24.

Además critica que los medios de los que dispuso en su juzgado resultaron insuficientes: en el 2014 solicitó cuatro funcionarios y solo le concedieron uno, «sin experiencia contrastada en la tramitación de macrocausas». A eso tuvo que sumar una enorme presión, que incluyó escolta ante las amenazas recibidas contra su hija. 

Pilar de Lara deja el juzgado de Lugo en ejecución de la sanción impuesta por el Poder Judicial

miguel cabana
Pilar de Lara, en una foto de archivo
Pilar de Lara, en una foto de archivo

La magistrada del caso Pokémon ha sido castigada por una falta muy grave de desatención en el ejercicio de las competencias judiciales

De manera inesperada y sorpresiva, el jueves a media mañana se produjo la salida de la jueza Pilar de Lara de su juzgado de Lugo, el de Instrucción número 1. Ella había acudido a trabajar y de hecho estaba tomando declaración a una persona cuando le llegó la comunicación de que abandonase su juzgado. Así que tuvo que poner fin a esta diligencia y suspender las demás previstas para el resto de la mañana. En poco tiempo recogió sus cosas y abandonó el juzgado. En el título de una de sus redes sociales aparecía, según dijeron algunos allegados suyos, un mensaje relativo a los beneficios que lleva aparejado el traslado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

De Lara asegura que iba a entregar el auto de la Pokémon el día de su cese