Pulso entre PSOE y BNG por liderar la alternativa

Ambos quieren aprovechar que el adelanto electoral ha cogido con la maquinaria desengrasada a la izquierda rupturista


El derrumbe del espacio político que ocupaban las mareas, certificado el pasado mes de mayo al perder las alcaldías de A Coruña, Santiago y Ferrol, y reproducido un mes después con la fractura de su grupo en el Parlamento, dejó una estampa inédita en la izquierda gallega. El PSOE y el BNG, que fueron superados por la irrupción de En Marea en las autonómicas del 2016, pasaron de observar con atención el naufragio de su principal competidor electoral a lanzarse ahora a la carrera para ver quién recoge más enseres en la escena de la catástrofe.

El resultado se conocerá tras las elecciones del 5 de abril, aunque tanto los socialistas como los nacionalistas, lo mismo Gonzalo Caballero que Ana Pontón, se ven a sí mismos con cierta ventaja y reclaman el liderazgo de la alternativa política frente al PP de Núñez Feijoo.

Desde que el PSOE protagonizó la gesta de desplazar por primera vez en la historia al PP como fuerza más votada en Galicia, algo que ocurrió en las generales de abril del 2019, Gonzalo Caballero empezó a proyectar una imagen virtual de presidente de la Xunta. En su equipo se instaló un optimismo desbordante. Poco importó que la hegemonía socialista no fuera confirmada ni en las municipales de mayo ni en la repetición de las generales de noviembre, pues el líder del PSdeG mantuvo siempre vivo el reto de superar al PP de Feijoo en apoyos.

Lo repitió esta misma semana cuando Caballero retó al mandatario autonómico a mantener un debate electoral durante la campaña, pues entiende que las opciones para ocupar la presidencia de la Xunta y liderar un Gobierno gallego se limitan únicamente a dos: o Alberto Núñez Feijoo o Gonzalo Caballero.

En cambio, el BNG se lanzó de lleno a combatir esa concepción bipartidista, a base de exprimir todo el jugo de ese momento dulce que vive desde que recuperó su presencia en el Congreso con Néstor Rego. Aprovechando que la convocatoria electoral del 5A sorprendió a la izquierda rupturista con los motores agarrotados y que está sometiendo a Podemos, Esquerda Unida, Anova y En Marea al estrés de tener que negociar contrarreloj las nuevas alianzas y los nombres de los candidatos, el BNG se lanzó de lleno a proyectar su propia imagen virtual: la de que una mujer, y además nacionalista, pueda ocupar la presidencia de la Xunta por primera vez en la historia.

Ese objetivo lo expresó la propia Ana Pontón en enero, el día de su proclamación como candidata del BNG, subiéndose en una caja en una calle del casco histórico de Santiago embarazada de ocho meses. «Presidenta, presidenta!», coreaban sus simpatizantes. Y ayer, en un acto con activistas feministas, Pontón insistió en alimentar la misma idea.

El pulso entre PSdeG y BNG por liderar la alternativa a Feijoo es evidente. Caballero huye de esa perspectiva como de la tiña, pues es evidente que la imagen de un Bloque cohesionado y en ascenso le resta potencia. En cambio, encuestas como la elaborada por Metroscopia apuntan esa tendencia, al reducir a solo dos escaños la distancia de los socialistas y los nacionalistas, una brecha que era de siete diputados en la encuesta elaborada por Sondaxe el mes pasado.

Los enseres del naufragio de las mareas siguen a flote. PSdeG y BNG hacen acopio a codazos para liderar la alternativa. Cada cual con su propia ficción. Y enfrente, Feijoo, al que los sondeos muestran aún fuerte y con opciones de lograr una cuarta mayoría.

Anova trabaja con las mareas municipales en una candidatura al margen de Podemos

Susana Luaña
Mitin en A Coruña en el año 2015 que por aquel entonces reunía a Antón Sánchez, Antón Gómez Reino y Xulio Ferreiro
Mitin en A Coruña en el año 2015 que por aquel entonces reunía a Antón Sánchez, Antón Gómez Reino y Xulio Ferreiro

Antón Sánchez cree que el partido morado «non está no camiño de darlle continuidade á unidade popular». Los de Pablo Iglesias, sin embargo, creen que nada ha cambiado y que se llegará a acuerdos en los próximos días

La dirección de Anova trabaja ya, junto con mareas municipales como Compostela Aberta o la Marea Atlántica, en una candidatura propia para las elecciones autonómicas al margen de Unidas Podemos. Así lo reconoció esta mañana el coordinador nacional del partido, Antón Sánchez, en una reunión de la ejecutiva a la que asistieron también Xosé Manuel Beiras y Martiño Noriega.

Sánchez reiteró que la intención de Anova y de las mareas que le son afines sigue siendo llegar a un acuerdo con Podemos para una candidatura conjunta, y que lo seguirán intentando hasta el último día, pero admitió también que la formación morada «non está no camiño de darlle continuidade á unidade popular, senón no de presentar o seu proxecto político».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
212 votos
Comentarios

Pulso entre PSOE y BNG por liderar la alternativa