Urbanismo y servicios sociales disparan las quejas

El 15 % de las protestas que la ciudadanía plantea ante el Valedor do Pobo tienen a la administración local como origen


Vigo / La Voz

La sanidad es la fuente de mayor controversia entre ciudadano y administración, a tenor de las quejas que recibe el Valedor do Pobo. El contacto de la población con la gestión de la salud es exponencialmente mayor que con cualquier otra rama de los servicios públicos. Por eso hasta el 40 % de las quejas recibidas por el mediador institucional entre administración y administrado tienen a la sanidad como motivo de disputa.

«Los tiempos de espera habituales en la mayoría de los concellos exceden los establecidos por la ley»

Pero el urbanismo sigue siendo la segunda fuente del mayor número de protestas y el primero de cuantos genera la gestión municipal. En su último informe presentado en octubre y correspondiente al 2018, la valedora dio cuenta de 3.512 quejas por discrepancias urbanísticas, en las que los atascos, lentitud y rechazos de licencias abundaron dieron pie a la petición de intermediación. «Los tiempos de espera habituales en la mayoría de los concellos exceden los establecidos por la ley. En muchos casos nos encontramos con tramitaciones que se alargan por espacio de un año o más», refrenda Elena Ampudia, decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia.

Las quejas formuladas los últimos años por esa demora, especialmente en concellos como el de A Coruña o Ferrol, han dado pie en el primero de ellos a un estudio de los motivos del atasco que lleva a cabo el Concello y los agentes profesionales implicados, y en el caso de Ferrol los plazos han mejorado, según constata la decana de los arquitectos, que añade que «en ambos casos hay margen de mejora». La falta de arquitectos y técnicos que resuelvan la tramitación de licencias, muchos motivados por la imposibilidad presupuestaria que limita la ampliación de plazas, es para Ampudia uno de los principales motivos de la lentitud que empresas y particulares encuentran al tramitar sus licencias.

Padrón, el segundo municipio tras Vigo que más quejas ha presentado a la Valedora en materia de administración local, tiene precisamente en el retraso en el área de urbanismo el origen de sus protestas. Hasta 41 quejas por cada mil habitantes recibió la Valedora desde la localidad coruñesa, en la que 168 de las enviadas apoyaba la concesión de una licencia para un invernadero en Lestedo.

Por encima de las diez quejas por cada mil habitantes también están Sarria (la mayoría por una instalación municipal utilizada como refugio animal sin regularizar); Melide (casi la mitad por reclamaciones de los trabajadores del Concello), y Triacastela (por cuestiones ambientales y arqueológicas).

Los servicios sociales pasaron de 451 protesas a 1.642

Los ayuntamientos han motivado en el año de referencia hasta 2.782 protestas a la institución mediadora y 154 las diputaciones (136 de ellas referidas a la de Lugo), por 27 las universidades y cuatro a cuenta de la gestión de los exámenes de selectividad.

Los servicios sociales protagonizan uno de los mayores ascensos en el volumen de quejas admitidas respecto al ejercicio anterior: de 451 protestas tramitadas ante las administraciones se pasó a 1.642. Los estamentos profesionales y asociativos afectados vuelven a señalar, como en el caso del urbanismo, la falta de personal como origen de las quejas.

Diferencias de más de un mes para un vado y de cuatro meses para iniciar obras

La Voz ha comparado los tiempos de tramitación en seis concellos para peticiones básicas, encontrando que la concesión de un vado varía entre los 7 y 15 días que declara el Ayuntamiento de Ribeira, a los de 15 a 20 días de Viveiro y Lalín, 20 en el caso de Lugo o un mes y medio en Ferrol. La tarjeta de estacionamiento en plazas reservadas para personas con movilidad reducida se va desde los 4 días que declara Ribeira, 10 a 15 días en Lalín, 15 en Viveiro y 20 en Lugo.

Los ayuntamientos consultados declaran que la licencia de obra nueva oscila del mes que aseguran están tratando de fijar como plazo medio en Lalín, a las entre tres y seis semanas de Ribeira, los dos meses de Ferrol, Viveiro y Carballo, o los 4,8 meses que de media son necesarios en Lugo.

En cuanto la atención de los servicios sociales, el Concello de Ferrol hace constar que las necesidades básicas se resuelven en un mes, la teleasistencia en tres semanas y los comedores para mayores en 15 días. La ayuda en el hogar y la distribución de comida a domicilio tarda un mes en Lugo en ser concedida, una semana en Viveiro y 15 días en Lalín. En Ribeira se atiende los casos urgentes en el momento, así como la entrega de vales de comida, mientras que el pago de servicios domésticos básicos se demoran una semana.

El pago de facturas de obras y servicios a los ayuntamientos se resuelve con más celeridad en Carballo (5,27 días); 10,3 en Lugo; 15 en Ribeira y Viveiro; 28,8 en Ferrol y menos de un mes en Lalín.

Con información de O. Arca, A. Gerpe, S. Serantes, S. Garrido, L. G. Calvo, y R. Pita.

La excesiva burocracia y la falta de medios siguen lastrando la atención de los concellos

Carlos Punzón

La falta de efectivos ralentiza las áreas sociales y las licencias de obra dan síntomas de mejoría

Tras superar el medio año de mandato, las nuevas corporaciones municipales apenas han resuelto los cuellos de botella que ciudadanos y empresarios se encuentran a la hora de plantear trámites ante la Administración local.

La Voz ha pedido a representantes de trabajadores sociales, asociaciones de constructores, agentes inmobiliarios, especialistas legales en contenciosos administrativos, portavoces de organizaciones de interventores municipales, de plataformas de autónomos, asociaciones de defensa de discapacitados y expertos en patrimonio que valoren desde sus perspectivas si mejora o no la atención al ciudadano en los ayuntamientos gallegos. La conclusión general desde dentro de los consistorios es que los procesos administrativos internos comen gran parte del tiempo y los esfuerzos, agravados además por la falta de manos. Desde fuera, la burocracia y los métodos de organización se perciben como auténticas barreras que complican y ralentizan las resoluciones.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Urbanismo y servicios sociales disparan las quejas