Fabiola García: «Soy una todoterreno»

GALICIA

Fabiola García es la conselleira de Política Social
Fabiola García es la conselleira de Política Social PACO RODRÍGUEZ

La conselleira de Política Social recuerda que su abuela le leía las noticias que publicaba La Voz todas las tardes

01 feb 2020 . Actualizado a las 16:12 h.

Llueve a cántaros en Santiago, pero la conselleira elige una heladería para el encuentro. Todo un síntoma. Aclarado que yo no puedo tomar helados, Fabiola García (Ribeira -«Riveira con uve, ¿eh?»-, 1985) despliega entre cucharada y cucharada un discurso convincente que acompaña de una mirada intensa y una sonrisa imbatible. Un animal político.

-¿Ya está en modo elecciones o aún es muy pronto?

-Todavía no. Estamos todos trabajando con normalidad, con nuestra hoja de ruta y sacando adelante los temas pendientes.

-No me diga que no piensa en las elecciones.

-No. Yo tengo mucho trabajo. Acabamos de aprobar en el Consello la necesaria Lei de Impulso Demográfico y otros muchos temas que estamos sacando adelante como la gratuidad en la educación infantil del segundo hijo y sucesivos, que va a suponer un antes y un después.

-En Galicia hay más perros que niños.

-Bueno, cada uno que tenga lo que quiera. La ley va destinada a dar un apoyo a esas familias que no tienen hijos por motivos de conciliación. No a aquellas que se niegan ya a tener hijos.

-Usted tiene un niño pequeño, ¿qué tal concilia?

-Concilio menos de lo que me gustaría pero también es cierto que todo mi tiempo libre se lo dedico a mi familia, con mis Lucas, porque el padre y el hijo se llaman igual.

-¿Quiere tener más hijos?

-Sí, me gustaría.

-Ahora la guardería del segundo le saldrá gratis.

-¡Es verdad! Ja, ja.

-Lleva año y poco en la consellería, ¿qué ha sido lo más satisfactorio?

-Siempre digo que tengo muchísima suerte, porque estoy en la consellería de las personas. Estoy continuamente viendo a personas mayores, niños, discapacitados... Ellos te dicen lo que necesitan y nosotros intentamos tomar medidas para solucionar sus problemas. Pero también es una consellería dura. El otro día, visitando una residencia, una persona mayor me dijo: «Lévame contigo». Eso te toca.

-Su cartera tiene muchos gastos. ¿Qué tal se lleva con el conselleiro de Facenda?

-No sé si me quiere enemistar con él con esta pregunta, pero me llevo bien, aunque también me peleo porque todos queremos llevarnos más fondos para nuestras consellerías.

-La suya es todo gasto.

-Inversión. Inversión en las personas.

-Usted lleva casi toda su vida profesional en la Xunta. ¿No le llaman otros retos?

-No. Me gusta la política. Y eso que no tengo ningún familiar en la política. Pero mi abuela, con más de ochenta años, le pedía a mi madre, maestra, que le trajera del colegio La Voz de Galicia. Y ella la leía entera. Se la chapaba. Y cuando llegaba yo, ella me contaba todas las noticias. Creo que de ahí me nació esa ilusión por la política.

-¿Alguna vez votó algo que no fuera el PP?

-Digamos que la primera vez que voté, en las generales del 2004... Durante todos estos años me dio tiempo a reflexionar aquello que había votado, ja, ja.

-¿Cómo era de pequeña?

-Tranquila y responsable. Y cuando empecé a estudiar, era chapona.

-Alguna travesura haría.

-Había una recurrente con mis primos, que jugábamos al escondite en el maizal de un señor que tenía muy mal humor. Le rompíamos el millo y teníamos que salir disparados.

-Nunca la echaron de clase.

-No, pero me pusieron en primera fila por hablar mucho.

-¿Celta o Deportivo?

-Deportivo. No soy muy futbolera, aunque los mundiales no me los pierdo.

-¿Ve la tele?

-Si llego molida a casa, no. Me encargo de baño-niño-cena. Los jueves intento terminar Land Rober, y el resto de los días veo series.

-Defínase en pocas palabras.

-Soy madre e hija. Y soy una todoterreno. Igual te monto una estantería, como gateo con el niño, como superviso una ley.

-Imagine que accede a una máquina del tiempo pero solo se le permite hacer un viaje. ¿Adónde iría?

-A ver a mi abuela. Es mi referencia.

-Explique Galicia a alguien que no haya estado nunca.

-Es el mejor sitio donde podría vivir alguien que tuviera sentidiño.

-¿Qué tal en la cocina?

-Muy bien. Eso dicen mis amigos. Heredé esa afición de mi abuela. Me gusta cocinar, pero con calma.

-¿Alguna especialidad? ¿Qué le prepara a Feijoo cuando le invita?

-Ja, ja. Tengo dos. El salmorejo y el pescado al horno.

-¿Tiene un lugar favorito?

-Si voy con alguien que no lo conoce, me gusta llevarlos al mirador da Pedra da Ra, en Ribeira, que es impresionante, con vistas a las dunas de Olveira. Si voy sola, Fonteseca; es una fuente que está frente a nuestra casa, en Castiñeiras, donde pasé horas y horas. Crecí en esa fuente. Si hablase esa fuente, ¡madre mía!

-Dígame una canción.

-Que yo no lo sabía, de Elefantes.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-La familia y los amigos.