Revilla se alinea con las tesis de Galicia y advierte de que una financiación autonómica basada en la población sería injusta

El presidente cántabro defiende que el criterio «fundamental» de reparto de los fondos sea el coste de los servicios


Redacción

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha vuelto a reclamar que el nuevo modelo de financiación autonómica tenga como criterio «fundamental» de reparto el coste de los servicios, que en Cantabria es «brutal», y ha advertido que si se opta por el peso poblacional «será una injusticia» y agravará el problema de la despoblación rural.

El presidente del Gobierno PRC-PSOE y secretario general del PRC ha reiterado que el coste de los servicios en Cantabria es «brutal» por la dispersión de la población, por el envejecimiento y la orografía. «Todo eso hace que tener una educación y una sanidad que llegue a todos los ciudadanos es carísimo», ha apostillado.

La de Revilla es la misma tesis que desde hace años defiende la Xunta, que teme ahora que en la reforma que presente el Gobierno a las comunidades se primen las tesis de las comunidades del Mediterráneo, sobre todo después de que los valencianos de Compromís pidieran un cambio en el sistema, y el PSOE lo aceptara para el acuerdo de investidura de Sánchez.

Revilla -que gobierna en Cantabria con el apoyo del PSOE- ha confiado en que este Gobierno «entienda» que es el coste de los servicios y no el peso poblacional lo fundamental a la hora de repartir los fondos, aunque «hay algunos datos preocupantes», ha dicho, ya que «se han firmado con algunos grupos parámetros que van en contra de esta idea». «Es el gran debate que tenemos ahora», ha apostillado.

En el mismo foro, el vicepresidente de Cantabria y secretario general del PSOE, Pablo Zuloaga, ha señalado que el Gobierno de Cantabria «siempre ha mantenido la postura de que la financiación autonómica sea acorde al coste de los servicios que prestamos a nuestros ciudadanos, y ese es el planteamiento que vamos a defender ante el Gobierno de España».

Por su parte, la consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior, Paula Fernández, ha advertido que «si cambia el criterio de la prestación de servicios, la cosa es seria».

Las comunidades del PP cierran filas y piden financiación que no las castigue

Ana Balseiro
La vicesecretaria general del PP, Elvira Rodríguez, y el secretario general, Teodoro García Egea, en la reunión de consejeros de Hacienda del PP, entre ellos Valeriano Martínez, el primero por la izquierda
La vicesecretaria general del PP, Elvira Rodríguez, y el secretario general, Teodoro García Egea, en la reunión de consejeros de Hacienda del PP, entre ellos Valeriano Martínez, el primero por la izquierda

Exigen a Hacienda que pague lo que les debe y convoque ya el Consejo de Política Fiscal

La reforma del modelo de financiación autonómica, que el PSOE pactó con Compromís a cambio del apoyo a la investidura de Sánchez, ha disparado las alarmas en las comunidades. Por ello, los consejeros de Hacienda de los territorios gobernados por el PP —Galicia, Madrid, Andalucía, Castilla y León, Murcia y la ciudad autónoma de Ceuta— celebraron este viernes en la capital una reunión de urgencia para cerrar filas ante los cambios que, en materia de financiación de servicios básicos y de fiscalidad, prepara el Gobierno de coalición.

Los seis territorios suponen más del 51 % de la población y la mitad del PIB de España, y su postura —como la víspera avanzó el presidente de la Xunta— es firme: la negociación sobre la financiación tiene que ser multilateral y, como llevan reclamando desde el 2014, no castigar a las comunidades «no adeptas al PSOE», en palabras del consejero madrileño, Javier Fernández-Lasquetty.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Revilla se alinea con las tesis de Galicia y advierte de que una financiación autonómica basada en la población sería injusta