Nunca hubo en Galicia parturientas tan mayores

Cada dos días nace en la comunidad un pequeño de madres que ya han rebasado la barrera de los 45 años

M. P. V.
vigo / la voz

El momento de acceso a la condición de madre ha cambiado: se ha retardado y menguado. Una de cada cuatro mujeres gallegas mayores de 40 años ya no tiene hijos, pero solo el 12 % de las que residen en la comunidad y han superado esa edad confiesa que es su voluntad no querer tenerlos. Esa franja que forman las mujeres que desearían tener hijos pero no los tienen se ensancha cada vez más, como también aumenta la edad de acceso a la maternidad.

De hecho, nunca ha habido en Galicia parturientas tan mayores como en la actualidad, como refleja la explotación del padrón que ha divulgado el Instituto Galego de Estatística. La primera mitad del 2019 ha pulverizado todos los registros desde que empezaron a actualizarse en 1996 en Galicia. De enero a junio pasado nacieron en Galicia 90 niños de madres con más de 45 años, cinco de ellos incluso de mujeres que ya habían rebasado el medio siglo de edad. Un día sí y otro no, una madre añosa de más de 45 años da a luz en Galicia.

Al comparar esos 90 partos con los nueve que en esa franja de edad se produjeron en el primer semestre de 1996 se hace evidente el cambio, visible incluso con más intensidad en el grupo de edad anterior, el que abarca desde los 40 a los 44 años. De enero a junio nacieron 918 pequeños de madres en esa franja, cuando, por ejemplo, en el año 2000 fueron 253, en un contexto de mayor natalidad que la actual, pues se llegaba en esos seis meses a 9.533 nacimientos en Galicia, frente a los 7.697 de ahora.

Igualmente ha ido creciendo el número de nacimientos en madres de entre 35 y 39 años, pero de ese grupo hacia abajo descienden todos los demás escalones de edad. De los 413 partos con éxito de menores de 20 años de 1996 se ha pasado en el primer trimestre del 2019 a 91, desapareciendo eso sí en los dos últimos años, afortunadamente, el estreno en la maternidad de niñas de menos de 15 años.

Y de 1.607 partos de mujeres de entre 20 y 24 años se ha evolucionado hasta los 434 actuales. Las mismas dinámicas descendentes se dan en los grupos de edad de 25 a 29 y de 30 a 34, lo que refrenda de nuevo que entre las gallegas se aplaza el momento de convertirse en madres.

La evolución del número de nacimientos refleja un punto de inflexión con el estallido de la crisis económica en el 2008. En el primer semestre de hace doce años se producía el pico máximo del último cuarto de siglo, con 11.434 alumbramientos, cifra que en el mismo período del año pasado descendió ya en un 32 por ciento.

De los 7.697 niños nacidos en Galicia en la primera mitad del año pasado, el 52,3 por ciento fueron niños.

Los nacimientos vuelven a caer: un 10 % menos en el 2018 y otro 10 % a mediados del 2019

La revisión de los datos definitivos del 2018 que acaba de publicar el IGE confirma que la sangría demográfica continúa. En ese año murieron 15.839 personas más de las que nacieron. Mientras que hubo casi las mismas defunciones que el año anterior (32.402), los nacimientos bajaron un 10,2 % respecto al 2017, quedando en solo 16.563, siendo la provincia de Pontevedra la que más acusó la caída interanual y la de Lugo la que menos.

Por si fuera poco, la tendencia se mantuvo en el 2019. Los últimos datos oficiales, relativos al segundo trimestre del pasado año, marcan una caída del 9,64 % en los alumbramientos, con respecto al mismo período del año anterior. En el primer trimestre la bajada había sido del 5 %. Así, la primera mitad del 2019 dejó el doble de defunciones que de nacimientos: 16.151 muertes frente a menos de 8.000 nacidos, por lo que el saldo vegetativo negativo fue de 8.454 personas.

Ellas fueron madres a los veinte: «Te dicen: ¿en qué follón os metisteis?»

Mónica P. Vilar / Jorge Casanova
Lorena, de A Coruña, tiene 37 años y cuatro hijos
Lorena, de A Coruña, tiene 37 años y cuatro hijos

Hablan tres gallegas que rompen los estereotipos de la maternidad tardía

Amanda, Andrea y Lorena tienen algo en común: las tres querían ser madres jóvenes y las tres se estrenaron en la maternidad durante la veintena. Además, las tres han repetido.

AMANDA BUGARÍN (COVELO) 24 AÑOS: tiene una hija de dos años y está embarazada por segunda vez

«Ser madre no es difícil, lo difícil es serlo y poder trabajar»

Amanda, embarazada de ocho meses, y su hija Clara, de dos años
Amanda, embarazada de ocho meses, y su hija Clara, de dos años

A Amanda le quedan pocas semanas para dar a luz. Será el hermanito pequeño de Clara, a la que alumbró con 22 años. «Siempre tuve claro que quería ser mamá joven, no me veía siéndolo con 40», explica. Ella y su marido, que por entonces tenía 26, llevaban varios años juntos y tenían estabilidad económica y laboral, pero aún así, muchos se sorprendieron: «Me encontré bastantes caras de ‘‘estás loca’’ aunque nadie se atrevió a decirme nada», recuerda. Es la mamá más joven del pueblo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Nunca hubo en Galicia parturientas tan mayores