El Gobierno rectifica y, como mínimo hasta el 31 de marzo, recupera la venta de billetes en las estaciones

pablo gonzález / mónica torres REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

La venta de billetes presencial volvió a estaciones como la de Guillarei, en Tui
La venta de billetes presencial volvió a estaciones como la de Guillarei, en Tui Mónica Torres

La medida afecta a ocho terminales gallegas en las que se habían cerrado las ventanillas

15 ene 2020 . Actualizado a las 22:18 h.

Los responsables de Circulación de ocho estaciones gallegas en las que el pasado 1 de enero se había clausurado la venta presencial de billetes -Guillarei, Redondela, Ribadavia, O Carballiño, Sarria, Ortigueira, Viveiro y Burela- han recibido hoy una instrucción del ADIF por la que se decide mantener las ventanillas abiertas como mínimo hasta el 31 de marzo, de forma que estos factores que realizan labores de control de la circulación de trenes volverán a atender a los viajeros que desean comprar su título de viaje en estas terminales.

La orden partió de la cúpula del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (antiguo Ministerio de Fomento), que intercedió en el complejo modelo que compartían Renfe y el ADIF para mantener la venta en estaciones pequeñas con personal del administrador ferroviario, algo que debería caducar a finales de año con la liberalización de distintas conexiones de larga distancia, en la que diversas empresas competirán con Renfe. Además, el Gobierno constató que las alternativas dispuestas por la operadora ferroviaria pública para vender sus billetes, concretamente las máquinas de autoventa instaladas en estas estaciones, o no funcionaban o no eran fáciles de utilizar por parte de los usuarios de más edad. Este periódico pudo comprobar in situ que muchas de ellas tenían el cartel de «fuera de servicio» porque carecían de conexión con los servidores centrales.

Fecha provisional

Distintas fuentes confirmaron a este periódico que la fecha del 31 de marzo es en principio provisional, y que es muy probable que la venta presencial siga en las mismas condiciones al menos hasta junio. La idea es habilitar un período de transición para que Renfe se organice y pueda prestar este servicio con sus propios medios. La operadora pública había anunciado, no obstante, que Renfe solo tenía la intención de mantener las ventanillas en aquellas estaciones por las que pasen al menos unos cien viajeros al día y tengan un «determinado volumen de venta» en dichas taquillas, unas condiciones que no cumplían ninguna de las ocho estaciones gallegas, pues la que más viajeros subidos al tren tenía era la de Redondela, y no llegaba a cincuenta.