El casco obligatorio, asunto pendiente para la seguridad en los patinetes

La DGT lo considera conveniente, pero todavía no existe una normativa que haga preceptivo el uso de este elemento

Usuario circulando en patinete por una calle de A Coruña
Usuario circulando en patinete por una calle de A Coruña

REDACCIÓN / LA VOZ

Lo aseguraba el pasado octubre el subdirector de Movilidad de la Dirección General de Tráfico (DGT), Jorge Ordás: «El uso del casco debe ser obligatorio para los patinetes». Sin embargo, en los tres meses transcurridos desde entonces nada se ha avanzado en esa línea.

Aunque el organismo autónomo considera a los conductores de patinetes «usuarios vulnerables», a la misma altura que los ciclistas, la instrucción urgente sobre vehículos de movilidad personal (VPM) que publicó a principios de diciembre no declaró preceptivo el uso de este elemento de seguridad que sí se exige en los ciclos de motor, los ciclomotores o los patinetes con asiento.

En esta materia, la instrucción se limita a remitir a las ordenanzas municipales, todavía escasas en España e inexistentes aún en Galicia. De la media docena de normativas locales en vigor, la madrileña y la sevillana solo exigen el casco a la hora de un uso particular del patinete si los conductores son menores de 16 y 15 años, respectivamente. Barcelona, Valencia y Zaragoza permiten circular sin casco y solo la ordenanza alicantina, aprobada en pleno pero pendiente de entrar en vigor en este inicio del 2020, recoge como obligatorio el uso de este elemento de seguridad.

Lo cierto es que la regulación del uso de los VMP, incluidos los patinetes, es una cuenta pendiente en España. Hace casi un año que la web del Ministerio de Interior publicó el texto de un Real Decreto de medidas urbanas de tráfico, para que se presentasen aportaciones. La inestabilidad política dejó su aprobación en el tintero. Una tarea que debería retomar ahora el recién estrenado Consejo de Ministros.

Dicho texto recoge que los VMP deben estar limitados por diseño a una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora, que no necesitarán autorización administrativa para circular, pero sí contar con un certificado de circulación que recoja sus requisitos técnicos, y que tienen prohibido circular por vías interurbanas (es decir, ni carretera convencional, ni autovías ni autopistas).

Nada dice, sin embargo, de temas como el uso de elementos protectores o la obligatoriedad de contar con un seguro, cuestiones que la propia DGT reconoce que tendrán que ser abordadas en un segundo paquete normativo. Especialmente complicada se antoja la cuestión del uso del casco, que como recordaba Ordás, ya fue tarea ardua en el caso de los ciclistas. Actualmente, su uso sobre la bicicleta solo es obligatorio dentro del casco urbano para los menores de 16 años.

Más allá del marco legal estatal, los ayuntamientos tienen en su mano regular el uso del patinete en su ámbito territorial. Lugo, A Coruña o Santiago ya han reconocido estar trabajando en normativas municipales para ordenar un fenómeno en aumento y que ya ha dejado más de un accidente en Galicia, desde caídas a atropellos con fuga incluida.

Entre las prerrogativas municipales está concretar por dónde debe circular un patinete. Las pocas ordenanzas existentes en España tienden a permitirlo en viales autorizados a bicicletas, como carriles bici o sendas ciclables, y en la calzada de calles con velocidad limitada a 30 km/h, desterrándolo de áreas peatonales.

Instrucción de la DGT sobre patinetes: ni aceras, ni alcohol, ni móvil, ni auriculares

José Manuel Pan

Los vehículos de movilidad personal (VMP) no podrán superar los 25 km/h, solo podrán llevar una persona y no se necesita carné para conducirlos

La Dirección General de Tráfico ha lanzado una instrucción urgente referida al uso de patinetes eléctricos en la que establece los criterios a seguir por los usuarios, por los ayuntamientos y por los agentes encargados de la vigilancia del tráfico, mientras el Gobierno no apruebe una normativa específica. Estas son algunas de las normas que establece la instrucción, que ya está vigente, que afectan directamente a los patinetes eléctricos, que están catalogados como VMP (vehículos de movilidad personal).

Ni por aceras ni por zonas peatonales

Esta es una medida en la que hay un consenso general, ya que tanto Tráfico como las asociaciones de víctimas y el resto de los operadores relacionados con la seguridad vial apuestan por reservar la acera en exclusiva para los peatones. La DGT deja a los ayuntamientos que regulen en sus ordenanzas municipales las zonas por las que podrán ir los patinetes eléctricos, probablemente carriles bici y áreas específicas. Mientras tanto, la instrucción no aclara el lugar por el que podrán circular a partir de ahora los VMP, aunque parece lógico que tengan que hacerlo por la calzada como una bicicleta y cumpliendo las normas de circulación. La multa por circular por la acera es de 200 euros.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El casco obligatorio, asunto pendiente para la seguridad en los patinetes