A Veiga, un concello rural premiado por su impulso a la demografía

La Xunta reconoce también a Parada de Sil y Cervo por sus iniciativas para atraer población


Santiago

A Veiga puso en marcha un vivero empresarial para los vecinos que quieren emprender en el sector agrario. También fomenta productos locales, como la miel, las habas y los champiñones de las montañas de Trevinca. Se ha impulsado la plantación de castaños, así como la rehabilitación de viviendas vacías en desuso y antiguas casas escuela para el alquiler a familias que quieran trasladarse al municipio. 

Estas y otras medidas le han valido a este concello ourensano alzarse con la primera edición de los premios a la dinamización geográfica que convoca la Xunta. La directora xeral de Administración Local, Marta Fernández-Tapias, dio a conocer los nombres de los ayuntamientos galardonados, que también han ido a parar a Parada de Sil, en Ourense, y Cervo, en el norte de Lugo.

El primer premio, dotado con 40.000 euros, fue a parar al concello de A Veiga por las numerosas iniciativas que puso en marcha este municipio para atraer población. Para potenciar el turismo, en el 2017 se creó el Centro de Visitantes Pena Trevinca, y desde el 2015 el municipio también tiene la certificación Starlight por su excelente calidad del cielo. 

Parada de Sil obtuvo el segundo galardón por poner en marcha medidas para favorecer la conciliación laboral y familiar. Por ejemplo, un centro de ocio para menores de diez años en el que pueden estar los pequeños que todavía no tienen edad escolar, o el resto de niños del concello durante los períodos vacacionales. Cervo es el último municipio reconocido por otras iniciativas similares, como rehabilitar inmuebles en los que nuevos emprendedores puedan poner en marcha su proyecto.

Estos premios quieren visibilizar las buenas prácticas de concellos de menos de 20.000 habitantes para afrontar el reto demográfico.   

«Nosotros vamos a la playa en la montaña»

María Doallo

«MAR» DE INTERIOR Estos paraísos son uno de los reclamos veraniegos más refrescantes que tiene Ourense y están al amparo de Pena Trevinca. Las playas de Os Franceses y O Coiñedo enganchan a quien se atreve a probarlas

Cuando se trata de playas en Galicia, lo normal es dar por sentados el agua fría -muy fría-, las rocas sumergidas en ella y una zona vegetal cercana que provoca ese fresquito costero cuando el día se va acabando. Pero no solo eso, además se sobreentiende que están situadas en las costas de la provincia de Pontevedra, de A Coruña o de Lugo, y que es el mar Atlántico o el Cantábrico quien las baña. Error de novato, porque Ourense tiene playas, fluviales, y muy bien catalogadas. En ellas, salvando el mar, están presentes todo el repertorio de entretenimientos veraniegos y turísticos encargados de aminorar el calor asfixiante de la época en la ciudad y dar sentido a los meses de julio y agosto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

A Veiga, un concello rural premiado por su impulso a la demografía