Exteriores enviará a Filipinas un equipo para investigar la muerte de Diego Bello

La Comisión de Derechos Humanos exige una autopsia y que se esclarezcan los hechos


a coruña / la voz

Nadie quiere que la muerte de Diego Bello sea una más de la larga lista de personas asesinadas en los últimos tres años por la policía de Filipinas, que bajo el bajo el amparo de unos dirigentes que le dan alas para disparar a matar, acabó con la vida de 30.000 personas, según los organismos internacionales. Para que el caso de este coruñés de 32 años no quede en el olvido, la propia Comisión de Derechos Humanos de la ONU ya ha cursado una petición al Gobierno filipino para realizar al cadáver una autopsia imparcial e investigar los hechos.

España va más allá. La embajada ya solicitó al Ministerio de Exteriores que le envíe cuanto antes una comisión de servicios para que se investigue la muerte en «tan extrañas circunstancias» de Diego Bello Lafuente, el joven coruñés que el pasado martes fue abatido a tiros por la policía de aquel país.

Nueva versión policial

Pero poco se ha avanzado hasta ahora. Las autoridades guardan silencio y su policía continúa presumiendo de haber acabado con un narcotraficante «de alto valor». Los agentes intentan ahora «fabricar» pruebas, según los amigos de Diego que se encuentran en la isla filipina. Mientras que en la nota de prensa que publicaron a las pocas horas del suceso en la página web oficial de las autoridades de Caraga destacaba la muerte del «mayor narcotraficante de la región» tras observar en un operativo rutinario cómo vendía droga a unos consumidores, ayer han hecho público que llevaban tres meses tras el empresario coruñés. Y que dos agentes camuflados se acercaron a él para comprarle droga. Cuando Bello les entregó una bolsa de cocaína, dice la policía, se percató de que eran agentes, sacó un arma larga y comenzó a dispararles. Ante eso, según las autoridades filipinas, respondieron a las balas abatiendo al joven coruñés.

La policía va más allá. Y afirma que Diego Bello se había hecho hace unos meses con varios fardos de cocaína que llegaron a la playa.

Todo eso «es mentira», aseguran consternados sus amigos. De la primera palabra hasta la última «no cuentan una verdad». Aseguran que Diego estaba siendo víctima de una extorsión y lo mataron cuando se negó a pagar. Otros sugieren que pudo también tratarse de un asesinato por encargo. Por un filipino que llevaba tiempo intentando comprarle sus negocios, que funcionaban muy bien, o asociarse a él, a lo que la víctima siempre se opuso.

La colonia española, con miedo

Lo dicen y piden que sus nombres no sean publicados. Tienen miedo a represalias. Algunos incluso están preparando las maletas para irse. Y otros surfistas que tenían pensado viajar en breve para disfrutar de las olas que allí se forman, dicen que ya no irán. «Es que nos puede pasar lo mismo. Vivimos indefensos y en un país donde la policía actúa con total impunidad», dice a través del wasap uno de los que allí residen y que conocía bien a Diego. «Pongo la mano en el fuego por muy poca gente, y por Diego la pondría mil veces. Jamás tocó la droga ni se le ocurriría meterse en negocios turbios. Él, como todos los que aquí estamos, sabía perfectamente que en este país no se andan con chiquitas».

En cuanto al socio español del empresario coruñés que se encontraba en su domicilio cuando sucedieron los hechos —salió a la calle al escuchar los disparos y fue encañonado y obligado a abandonar la zona— no se encuentra en la embajada española como se había especulado en un principio. Continúa en el país.

Lo más importante en estos momentos para la familia es la repatriación del cuerpo. Quieren que sea rápido y la embajada está haciendo todo lo posible para que así sea, según dicen, pero los días pasan y no hay avance alguno.

Carta abierta de la familia: «En ningún país en los que vivió se vio inmerso en incidente alguno»

La familia de Diego Bello Lafuente queremos expresar nuestro más profundo dolor ante su trágica muerte el pasado 7 de enero en  la isla filipina de Siargao a manos de la Policía de dicho país. 

Por las incongruentes versiones de los hechos, queremos transmitir que Diego fue desde muy joven una persona sana, deportista y un gran trabajador que residió en diferentes países del mundo compaginando sus aficiones con su espíritu emprendedor. 

Su carrera profesional se inició como empleado en hostelería y en tiendas de ropa, entre las que podemos destacar su paso por el grupo Inditex en la capital británica. 

Atraído por sus dos grandes pasiones, el surf y el buceo, vivió en países como Tailandia, Australia y Honduras; hasta establecerse, finalmente, hace dos años y medio en la isla filipina de Siargao. Allí inició su etapa como empresario, donde fundó un restaurante, dos tiendas de ropa, un estudio de tatuajes y un negocio de guías turísticos. Todas estas empresas las constituyó conforme a la legislación filipina, la cual obliga a los extranjeros a tener socios locales en cada uno de los negocios.

Nos gustaría dejar constancia de que Diego en ninguno de los países en los que residió, ni en el suyo propio, estuvo involucrado en incidente alguno; mucho menos con el tráfico de estupefacientes o tenencia de armas, de los cuales se le acusó inicialmente, y muestra de ello es su falta de antecedentes.

Asimismo, queremos mostrar nuestro más sincero agradecimiento a las administraciones locales, autonómicas, estatales y a Inés Rey, Alcaldesa de A Coruña, por hacer todo lo que está en sus manos para esclarecer las extrañas circunstancias en las que falleció Diego.

Agradecemos enormemente al personal diplomático de la Embajada Española en Filipinas el esfuerzo realizado en todas las gestiones llevadas a cabo, con especial mención al Embajador y al Cónsul General.

Y finalmente agradecer también a todos los amigos que están a nuestro lado en estos momentos tan difíciles. Gracias a todos por vuestro respeto, apoyo y cariño. 

Gracias de corazón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Exteriores enviará a Filipinas un equipo para investigar la muerte de Diego Bello