El superviviente de la caída en el terraplén de la A-8

El conductor, un vecino de Vilalba, se despeñó por un talud de 15 metros y se recupera en casa


LUGO / LA VOZ

Óscar Mouteira Pernas, de 45 años de edad y vecino de Vilalba, volvió a nacer en la mañana de este miércoles. Este vilalbés es el superviviente de un aparatoso accidente registrado en la autovía del Cantábrico (A-8) pasadas las once y media de la mañana. Conducía un camión de recogida de leche con doble remolque y a su paso por el kilómetro 54,100 de la A-8, en el término municipal de Abadín, colisionó por raspado negativo con otro camión, esto es, el roce que se produce entre los laterales de dos o más vehículos cuando circulan en el mismo sentido.

A consecuencia del impacto, su camión se despeñó por un terraplén de tierra de unos 15 metros de altura con él en el interior de la cabina.

Un despiste del chófer pudo ser la causa de este accidente, en el que, a pesar de la aparatosidad, el conductor resultó herido leve. Tras un chequeo médico, Óscar Mouteira se recupera en su domicilio del susto y prefiere no hacer declaraciones. Está recibiendo numerosas llamadas telefónicas y mensajes de apoyo tras el brutal siniestro.

El hecho de que el conductor solamente sufrieras heridas de carácter leve se debe en primer lugar al factor suerte. De sufrir el despeñamiento unos cinco metros más adelante, las consecuencias hubieran sido mucho peores. Y es que el punto en el que se precipitó es una zona de tierra y tras despeñarse, el vehículo que conducía fue amortiguando en la tierra y frenando el golpe. Unos cinco metros más adelante no existe zona de tierra, por lo que es probable que el vehículo se hubiese precipitado directamente al vacío y caería directamente de un solo golpe.

Operarios de conservación limpiaron toda la zona y colaboraron en la retirada del vehículo, que quedó seriamente dañado. Ayer por la mañana todavía se podía ver la bionda de seguridad dañada y un trozo de bloque de cemento deteriorado tras el impacto.

No es el primer superviviente a un accidente de estas características en la provincia de Lugo. En julio del año 2017, un trabajador que realizaba labores de desbroce en A-6, a la altura del kilómetro 464, en Baralla, se cayó con su excavadora al vacío a una altura de 40 metros. Sufrió heridas graves pero sobrevivió.

Sin solución a la niebla de la A-8 cinco años después del gran accidente

y. garcía
LA TRAGEDIA PUDO SER MAYOR. El 26 de julio del 2014, en un día de espesa niebla en O Fiouco, se produjo el gran accidente. Fue una colisión de 35 coches que fueron estrellándose uno contra otro. Se vieron implicados turismos, camiones y furgonetas. Murió una mujer, pero la tragedia pudo ser mucho peor
LA TRAGEDIA PUDO SER MAYOR. El 26 de julio del 2014, en un día de espesa niebla en O Fiouco, se produjo el gran accidente. Fue una colisión de 35 coches que fueron estrellándose uno contra otro. Se vieron implicados turismos, camiones y furgonetas. Murió una mujer, pero la tragedia pudo ser mucho peor

Las nubes de estancamiento obligan a cortar la autovía con más frecuencia en esta época del año

Los conductores que circulan por la autovía A-8, entre Mondoñedo y Abadín, sufren más las consecuencias de la niebla en esta época del año, debido al alto contraste de temperaturas y a la altitud del alto de O Fiouco, famoso  por los cortes de tráfico que se registran con frecuencia en ese punto debido a la falta de visibilidad. Esta misma semana volvía a ser complicada la circulación por ese tramo porque la visibilidad era muy reducida y porque se registraron casi tres días consecutivos de corte total del vial, en ambos sentidos, entre el punto kilométrico 536, situado en Mondoñedo, y el 552, ya situado en el municipio de Abadín, como confirmó la Guardia Civil de Tráfico y se reflejaba en el mapa de incidencias de la Dirección General de Tráfico.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El superviviente de la caída en el terraplén de la A-8