El país de las estaciones fantasmas

La decisión de eliminar la venta de billetes en ocho estaciones más choca con el discurso del Gobierno sobre la España vaciada

Un empleado del ADIF despacha billetes en la estación de Viveiro horas antes de que se suspenda la venta presencial
Un empleado del ADIF despacha billetes en la estación de Viveiro horas antes de que se suspenda la venta presencial

redacción / la voz

Recorrer las estaciones rurales de la línea convencional que une Ourense con Zamora, que alcanzará una incierta jubilación cuando se estrene la conexión de alta velocidad, produce una sensación contradictoria. Algunas son fantasmales edificios de bella factura, pero sin viajeros ni personal y con apenas una parada al día. Otras se reinventan con restaurantes y otros negocios de hostelería, apoyados por la Diputación de Ourense, en un plan para revitalizar estas terminales.

Esta noticia es para suscriptores


Comprometidos con el servicio público


Ante la dimensión de la crisis sanitaria, una gran parte de los contenidos asociados al COVID-19 se difunden en abierto para todos nuestros lectores

  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Accede 30 DÍAS GRATIS
Sin compromiso de permanencia

El país de las estaciones fantasmas