«Aquí se ven casos con un valor económico inferior a los 20 euros»

Jorge Casanova
jorge casanova A CORUÑA / LA VOZ

GALICIA

Pilar Canicoba

El exceso de litigios provoca que, pese al aumento de recursos, la jurisdicción social no salga del colapso

26 dic 2019 . Actualizado a las 11:09 h.

A él lo despidieron de mala manera en primavera. Y presentó demanda. Es el tipo de asunto que la ley ampara y establece su resolución en un plazo máximo de 90 días. La demanda se firmó el 13 de mayo. La vista se convocó en el juzgado de lo social número 1 de A Coruña el 16 de diciembre, siete meses después. «No, no me parece que hayan tardado demasiado. Yo creo que en otros sitios es peor», dice la mujer del demandante que espera en un banco el resultado de la negociación entre el abogado de su pareja y el de la empresa.

Este asunto prototípico de los que se ven cualquier día en cualquier juzgado de lo social, finalmente no llegó a la sala de vistas, que este juzgado comparte con otros. Para esa jornada estaban señalados 15 asuntos, aunque la funcionaria encargada ya estaba recogiendo los bártulos pocos minutos después de las 12 del mediodía: «Se dio así», justifica. De los 15 asuntos, las partes desistieron en tres de ellos, otros dos se suspendieron y tres más no llegaron a celebrarse porque los implicados llegaron a un acuerdo in extremis. Es una proporción bastante normal, al parecer.

Este juzgado en concreto lleva un buen ritmo de trabajo. Cuando empezó este año, tenía pendientes 1.500 asuntos. A lo largo de 2018 ingresó 869 casos y resolvió 855. Es decir, más o menos salvó el año, pero no pudo reducir la enorme carga de expedientes que arrastra. Al ritmo que lleva, tardaría dos años en limpiar esa carga. De ahí que los señalamientos que se están produciendo en la actualidad sean para finales del 2022 o primeros del 2023. Incluso más adelante.