Anova regresa a sus orígenes y apela al espíritu de AGE y la «primeira» En Marea

Antón Sánchez quiere agilizar el encaje con Esquerda Unida, más proclive, y con Galicia en Común


Santiago

Toda una vuelta al tablero político de la izquierda rupturista para acabar donde empezó todo: en la escisión del BNG en Amio y los posteriores proyectos de «unidade popular» que conformaron Alternativa Galega de Esquerdas (2012), las mareas municipalistas que triunfaron en el 2015 y la «primeira» En Marea que se convirtió en el 2016 en segunda fuerza en Galicia.

Anova anunció en junio, tras la debacle electoral de los referentes locales, un debate a fondo y sin estridencias con aires de refundación, pero sale de su cuarta asamblea nacional celebrada en un hotel a las afueras de Santiago pareciéndose o tratando de repetir su idea original, solo que con algunas piezas cambiadas de posición y unas cuantas heridas abiertas.

Antón Sánchez, su portavoz en los últimos años, seguirá al frente de la formación tras una votación con una candidatura única en la que vuelven a tomar posiciones destacadas el exalcalde de Teo y Compostela, Martiño Noriega, y Xosé Manuel Beiras. El histórico dirigente nacionalista protagonizó la intervención más agitada dentro de una jornada bastante plana a la que se llegó con unas conclusiones bastante avanzadas sobre la idea de «sumar» junto a otras organizaciones para tratar de tumbar al PPdeG en las autonómicas del 2020. Beiras puso el acento en el trato recibido por los socios estatales, Izquierda Unida y Podemos, y con carácter general hubo consenso sobre la incapacidad de la formación para estar más presente en la vida política, tras dos convocatorias electorales del 2019 en las que ni siquiera hubo una participación activa.

En su discurso de clausura, Sánchez habló de «abrir as portas de par en par, renunciando a posicións de parte» y reivindicado «o camiño feito», del que solo quiso rescatar los éxitos. Y agradeció el alto nivel de consenso pese a partir, admitió, de «opinións diferentes».

Con el mensaje de fondo atado, las diatribas de la asamblea pasaron a un segundo plano para dejar paso a los gestos políticos y guiños, que sí hubo, y a tener muy en cuenta. Al cierre del encuentro, por el que pasaron unos doscientos militantes que gritaron consignas a favor de la «independencia», asistieron destacados dirigentes de otras formaciones como Borja Sanramón, de Podemos Galicia, o Rubén Pérez, de Esquerda Unida, y representantes de Más País y las principales mareas municipalistas, a los que se sumaron los «saúdos» desde la distancia de Bildu, Compromís y el BNG. Como era de esperar, ni rastro de la actual En Marea liderada por Luís Villares, formación que tiene intención de presentarse a las autonómicas pero con la ya no quedan puentes de comunicación.

A la ratificación de la nueva coordinadora seguirá en los próximos días la conformación de una ejecutiva que se cerrará antes que acabe el año con el objetivo de iniciar cuanto antes los contactos con el resto de fuerzas para tratar de evitar las prisas y el ruido de anteriores proyectos. El mayor obstáculo, según reconocen desde Anova, será el encaje de Podemos y su satélite autonómico, Galicia en Común, más pendiente en estos momentos de la investidura y de una formación de Gobierno que, de cuajar, podría atornillar a cargos relevantes en Madrid a sus dos referentes, Yolanda Díaz y Gómez-Reino, lo que debilitaría el frente gallego de la organización. Con debates sosegados o con líos del pasado, ya se verá, el «espazo común» vuelve a la casilla de salida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Anova regresa a sus orígenes y apela al espíritu de AGE y la «primeira» En Marea