¿Se beneficiará Galicia de los AVE de bajo coste de Renfe?

La compañía solo detalla que el Avlo, presentado ayer, se estrenará en la línea a Barcelona y se extenderá «a otros corredores»


redacción / la voz

Queda justo un año para la liberalización del ferrocarril de alta velocidad y larga distancia, y Renfe empieza a adaptarse a la nueva realidad, un proceso que no es fácil en una empresa pública que ha disfrutado de un monopolio desde hace casi 60 años. El primer paso ha sido responder a la competencia que ya ha sido legalizada, liderada por las compañías públicas francesa (SNCF) e italiana (Trenitalia), que pretenden poner en marcha trenes low cost en los tres corredores abiertos por el momento al libre mercado (Madrid-Barcelona-frontera francesa, Madrid-Levante y Madrid-Andalucía). De momento, se mantiene la incógnita sobre si este nuevo servicio operará en la futura línea de alta velocidad Madrid-Galicia.

La operadora pública española aprovecha su todavía privilegiada posición para adelantarse a sus futuros competidores poniendo en marcha el próximo 6 de abril el primer AVE de bajo coste, que durante este año circulará casi a nivel experimental en la línea Madrid-Barcelona y que recibirá el nombre del Avlo, jugando con las dos primeras letras de la expresión low cost, en otra muestra de la obsesión generalizada por los anglicismos. En los planes iniciales el nombre comercial era EVA.

El primer tren partirá curiosamente desde Barcelona a Madrid el próximo 6 de abril, coincidiendo con el inicio de la Semana Santa, aunque los billetes podrán adquirirse ya desde finales de enero. Serán un 40 % más baratos que las tarifas fijas del AVE, es decir, aquellas que no están sometidas a los descuentos relacionados con la disponibilidad de plazas o la antelación en la compra. Se podrá realizar el viaje entre Madrid y Barcelona por 30 euros.

La pregunta lógica ante este nuevo producto que democratizará aún más el acceso a la alta velocidad es si Galicia se verá beneficiada por este servicio cuando esté totalmente conectada por alta velocidad. Fuentes consultadas en Renfe se remitieron ayer al comunicado oficial de la operadora pública y Fomento, que explica que el nuevo servicio de alta velocidad de precio reducido «comenzará a prestarse inicialmente en el corredor Madrid-Zaragoza-Barcelona y, paulatinamente a lo largo de 2020 y 2021, se extenderá a otros corredores del resto de España». Hay un matiz con respecto a comunicados anteriores, en los que se daba por hecho que este servicio se iría extendiendo poco a poco a «toda» la red de alta velocidad.

De hecho, el propio ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, aseguró ayer en la presentación del tren -de color morado y con franjas naranjas y azules en la cabeza motriz- que este servicio se extendería «poco a poco al resto de la red ferroviaria del país». Un portavoz de la compañía añadió que estas incógnitas se irían despejando «a medida que se vaya concretando el diseño de la oferta comercial de estos trenes».

Convoyes con más plazas

Es posible que la entrada de los trenes de bajo coste vaya acompasada a la presencia de este tipo de competencia en determinados corredores. Es decir, no habría Avlos en las líneas donde no haya otras compañías ferroviarias que oferten servicios low cost. Pero Renfe no dejará de ser una empresa pública y es obvio que habrá presiones de los distintos territorios para poder acceder en igualdad de condiciones a un tren de alta velocidad más asequible, que logra mejores tarifas con más plazas (438 que se aumentarán a 581 con la serie 106) y menos personal a bordo al carecer de vagón-cafetería.

Objetivo: un AVE sin el monopolio de Renfe

pablo gonzález
Tren con el que Trenitalia explotará líneas de alta velocidad en España
Tren con el que Trenitalia explotará líneas de alta velocidad en España

El ADIF da el primer paso para adjudicar a otros dos operadores tres líneas de alta velocidad. Varios grupos mostraron su interés por la conexión gallega, que ya está abierta a la competencia

Un acontecimiento histórico, de similar importancia para el ferrocarril que el proceso de liberalización del transporte aéreo iniciado a partir de 1994. Ese mismo año, la aparición de dos nuevas aerolíneas que empezaron a competir con Iberia tuvo el impacto inmediato de reducir hasta un 30 % el precio de los billetes de avión. Algo similar se espera de la liberalización del ferrocarril de alta velocidad y larga distancia, un proceso en el que el ADIF dio ayer un paso de gigante al elegir en un proceso de preadjudicación a los tres operadores que se repartirán la capacidad de las líneas de alta velocidad Madrid-Barcelona-frontera francesa, Madrid-Levante y Madrid-Sur a partir del 14 de diciembre del 2020.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Se beneficiará Galicia de los AVE de bajo coste de Renfe?