La demografía, el cambio climático o el «brexit», los retos de la nueva Comisión Europea en Galicia

El Ejecutivo comunitario echa a andar hoy con numerosos desafíos en su agenda


Bruselas / La Voz

Este domingo comenzará a andar el primer Ejecutivo comunitario presidido por una mujer y con el equipo más paritario hasta la fecha. El equipo capitaneado por la alemana Ursula von der Leyen tendrá que hacer frente a numerosos retos, entre los que se encuentran el cambio climático, la gestión de los flujos migratorios, el brexit o el envejecimiento de la población.

 Este último será un asunto capital. Europa envejece. Es una realidad que el nuevo Gobierno de la UE debe tener muy presente. El descenso de las tasas de natalidad y mortalidad están transformando la pirámide demográfica. En el escenario actual se estima que más del 20 % de la población supera los 65 años, un porcentaje que subiría al 35 % en el 2050. Según el último informe de salud europea, publicado esta misma semana, España se encuentra en cabeza de los ránkings comunitarios en expectativa de vida, alcanzando los 83,4 años, frente a los 80,9 de media europea. Esta variable ha incrementado en cuatro años desde que entramos en el nuevo siglo.

Galicia es una de las regiones españolas más envejecidas. El eurodiputado popular Francisco Millan Mon ha subrayado la importancia de defender que las regiones que más sufren el envejecimiento o la despoblación reciban más fondos europeos. Ha insistido en la posición de la Eurocámara, favorable a la inclusión de la demografía como criterio en el reparto de recursos.

El cambio climático es otro de los caballos de batalla de la nueva presidenta. La alemana se ha comprometido a convertir a Europa en el primer continente libre de carbono y a presentar en los primeros 100 días de su mandato el green new deal. El eurodiputado socialista Nicolás González Casares considera que es imprescindible conseguir que Galicia sea una de las regiones beneficiarias del nuevo Fondo de Transición Justa. Ha apuntado su confianza en Frans Timmermans, encargado de la cartera, que citó a la región en su audiencia pública.

 Sin embargo, Millan Mon es más escéptico y ha exigido que este fondo «amortigüe el impacto económico de las políticas climáticas en las regiones altamente dependientes del carbón y con industrias electrointensivas». Así, ha reclamado que esté dotado de un presupuesto adicional y no sirva como moneda de cambio de otros programas como la política de cohesión. Ha insistido en que el cierre de centrales como la de As Pontes por el aumento de las emisiones de carbono muestran «los dramáticos efectos que la lucha contra el cambio climático puede tener a nivel social».

Un asunto capital para Galicia a nivel medioambiental, social y económico es la pesca. Los dos representantes gallegos aplauden que finalmente se haya incluido el término pesca en la cartera del comisario Virginijus Sinkevicius. El lituano tiene ante sí numerosos retos como los efectos del cambio climático, la revisión de la Política Pesquera Común o las implicaciones del brexit. También comparten su preocupación por el texto que regule el FEMP para el período 2021-2027. Millán Mon advierte que «nos estamos jugando el relevo generacional en el sector y la sostenibilidad de la flota», a lo que añade que «no se trata de pescar más, sino mejor».

 La retirada del Reino Unido del club comunitario es también fuente de incertidumbre y preocupación para los miles de gallegos residentes en el país y para la flota pesquera que faena en aguas británicas. El eurodiputado popular pone el acento en este último punto, defendiendo que la futura relación económica entre Londres y Bruselas «no debe completarse sin que exista un acuerdo específico sobre el acceso recíproco a las aguas y recursos pesqueros».

Además, es un socio importante para Galicia, el cuarto mercado en importancia. La incertidumbre en torno al divorcio ha resentido las exportaciones gallegas en el primer semestre del año. Según el Ministerio de Comercio, la región habría perdido en los primeros seis meses del 2019 un 12,6 % de sus ventas a la isla británica, lo que implica unas pérdidas de 100 millones de euros. Los únicos sectores que se han mantenido al alza han sido el de material de transporte, productos químicos, maquinaria específica y metales no ferrosos.

Además del hándicap que suponga para Europa la marcha efectiva de Londres, debe recuperar peso en la escena comercial internacional, marcada en los últimos meses por las tensiones con Estados Unidos a raíz de la imposición de los aranceles y del nuevo pacto comercial UE-Mercosur. El nuevo Ejecutivo comunitario deberá buscar un equilibrio entre la defensa del libre mercado y la salvaguarda de sus intereses. Del mismo modo, Ursula von der Leyen también tendrá que prestar especial atención a la crisis migratoria, que se ceba con miles de víctimas anualmente en las costas comunitarias. Tiene por delante la gestión de los flujos migratorios y consensuar una política migratoria común.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La demografía, el cambio climático o el «brexit», los retos de la nueva Comisión Europea en Galicia