Fernando Alonso: «Desgraciadamente, el submarino, ni habrá sido el primero, ni será el último»

El gerente de la Fundación Gallega contra el Narcotráfico asegura que Galicia vive una auténtica «inundación de cocaína»


vigo / la voz

El narcosubmarino apresado en la ría de Vigo desempolva, con más fuerza que cualquier alijo, el peor estigma que arrastra Galicia: el narcotráfico. Queda claro que los enemigos a batir ya son individuos venidos a más por la gran capacidad de sus billeteras. Su nivel de sofisticación es preocupante e invita a la reflexión. La Fundación Galega contra o Narcotráfico abre la caja de Pandora en boca de su gerente, Fernando Alonso.

-¿Sorprendidos con el narcosubmarino?

-Saber que hay un submarino cargado de cocaína surcando las rías gallegas tiene que coger forzosamente de sorpresa y con el pie cambiado. Sí había rumores, incluso quien apuntaba en esa dirección por distintos indicios de las fuerzas de seguridad o, según parece, testimonios de traficantes. Aun así sigue causando sorpresa. Desgraciadamente, el submarino, no habrá sido el primero y no será el último.

-Se dice que hay más hundidos frente a la costa gallega.

-Ahora se abre un tiempo de barajar posibilidades y de valorar la gravedad de la amenaza, que es muy alta. En Galicia no estamos preparados para tener submarinos queriendo entrar en nuestras costas cargados de droga. Ahora, una vez destapado este método, habrá que revisar muchas cuestiones, pero no solo en Galicia, también en España. El método ya es de sobra conocido en Sudamérica. Hablamos de algo que parece ciencia ficción, la verdad.

-La pena es que no sea ficción y sí la cruda realidad.

-Cierto, en una película puede que nos divirtiésemos mucho. Pero el panorama que abre es aterrador. Esto es, literalmente, una inundación de cocaína. Haciendo una lectura de lo que conocemos, de los últimos años, el gran problema es la sobreproducción mundial de cocaína, y eso se dirige a los mercados que la compran. Es una amenaza grave y la respuesta no tiene que estar a la altura, tiene que superarla para neutralizarla. No es un problema de Galicia, ni de España, es de toda Europa.

-Resulta tétrico conocer el nivel de sofisticación de los traficantes en Galicia.

-Ejemplifica el poder económico del narco y todo lo que es capaz de mover. Lo que resulta obligatorio es felicitar a los cuerpos policiales y judiciales porque sin ellos a buen seguro andaríamos por la calle tropezando con fardos. Es un trabajo extraordinario, a veces con pocos medios, contra el gran poderío de estos criminales. Eso pone otro tema sobre la mesa. Sabiendo las limitaciones de la lucha contra el narcotráfico, tenemos que equilibrar la balanza y dar medios a los cuerpos policiales y judiciales. Sirva este hallazgo para obligarnos a mejorar algunas cuestiones de la lucha contra el narcotráfico. En Andalucía y Levante también tienen un problema grande, muy grande, pero no creo que debamos quitar medios de aquí para llevarlos allí.

-Habla de medios, ¿puede concretar?

-No se pueden llevar procedimientos contra el crimen organizado en Galicia en juzgados del siglo XIX, necesitan atención e inversión. Los medios son pocos y antiguos para combatir la avalancha de cocaína que sufre Galicia.

-Se habla, una vez más, de dos grandes organizaciones de narcotraficantes gallegas. Ambas en la ría de Arousa. ¿Por qué no caen pese a los esfuerzos de todo el Estado durante años?

-Muy sencillo: los investigadores están muy limitados. Hay que recordar que este trabajo es muy complejo por sí solo. También limita el hipergarantismo legal, muchísimo y lo ya comentado de la falta de medios. Todo suma y hace que los malos estén en situación superior y un paso por delante. Falta atención y medios en Galicia que, históricamente, es cantera de narcotraficantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Fernando Alonso: «Desgraciadamente, el submarino, ni habrá sido el primero, ni será el último»