El caso por la ocupación del pazo de Meirás llama a las puertas del Tribunal Supremo

El aforamiento judicial de Néstor Rego obligará al juzgado de Betanzos a remitir la causa al alto tribunal

;
El BNG toma simbólicamente Meirás Para reclamar que el pazo, titularidad de la familia Franco, sea de dominio público

Santiago / La Voz

El 30 de agosto del 2017, una veintena de dirigentes del BNG ocuparon simbólicamente el pazo de Meirás, propiedad de los herederos de Franco, para desplegar una pancarta desde el torreón mas alto en la que se podía leer este lema: «O pazo é do pobo galego. Franquismo nunca máis». Tanto la Fundación Francisco Franco como los herederos del dictador reaccionaron denunciando un delito de violación de morada con el agravante de violencia o intimidación, aparte de otros delitos como el de odio, que podrían derivar en la imposición de penas de hasta 13 años de cárcel para cada uno de los encausados. Así nació en los juzgados de Betanzos el proceso contra los llamados Os 19 de Meirás, un caso que debido al aforamiento judicial del que goza ahora uno de los implicados, el diputado Néstor Rego, empieza a llamar a las puertas del Tribunal Supremo.

Varios representantes del colectivo Os 19 de Meirás ya fueron citados en los juzgados de Betanzos sobre la acción cometida hace algo más de dos años, y en su declaración hicieron constar que la ocupación fue una acción «pacífica e simbólica» dirigida a reabrir el debate sobre la recuperación del inmueble para uso público.

Los servicios jurídicos del BNG tienen previsto dirigirse en los próximos días a los juzgados de Betanzos para comunicar la condición de aforado de uno de los encausados, Néstor Rego, que además actúa como portavoz de Os 19 de Meirás. Se trata de dejar claro que, en base al artículo 71 de la Constitución y en base a la Ley Orgánica del Poder Judicial, el dirigente nacionalista goza de inmunidad parlamentaria desde que el pasado 11 de noviembre recogió su acta de diputado, así que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo sería la única competente para ver su caso.

A partir de ahí, el juzgado de Betanzos tendría dos alternativas. O bien remite al Supremo una pieza separada sobre Néstor Rego, quedándose con la causa abierta a los otros 18 implicados del BNG, o bien le endosa al alto tribunal la causa entera, eso sí, siempre con el correspondiente informe motivado.

En todo caso, lo que va a propiciar la nueva situación de Néstor Rego es que puede colocar el debate político abierto en torno a la propiedad del pazo de Meirás en otra dimensión. La ocupación simbólica del inmueble será un asunto que abrirá camino en la agenda mediática a nivel de Estado, a medida que el Tribunal Supremo empiece a asumir el caso. Eso para el BNG ya es una victoria, pues el pulso que libra la familia Franco contra su diputado puede reportarle muchas más adhesiones fuera de Galicia y contribuir a que el Gobierno central active la maquinaria del Estado para iniciar el procedimiento judicial dirigido a recuperar para el patrimonio público el pazo que antiguamente perteneció a la escritora Emilia Pardo Bazán.

Néstor Rego: «Imos ser moi firmes na defensa dos intereses do noso país»

Mario Beramendi

O BNG volve ao Congreso da man do cabeza de lista pola Coruña: «Galicia volve ter voz propia»

Despois de perder a representación en Madrid no 2015, o Bloque Nacionalista Galego (BNG) volve ao Congreso da man de Néstor Rego (O Vicedo, 1962), o cabeza de lista da formación pola Coruña.

-Que valoración fai máis en frío do acontecido onte?

-Cumprimos o obxectivo principal, que era o máis importante, porque significa que Galicia volve ter unha voz propia, libre e soberana, que non se somete ás directrices de ningunha dirección de fóra. Imos ser moi firmes na defensa dos intereses do noso país. Pero agora a nosa satisfacción é dobre.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El caso por la ocupación del pazo de Meirás llama a las puertas del Tribunal Supremo