Las ambulancias no urgentes piden al Sergas rescindir su contrato

Aseguran que están asumiendo más servicios de los negociados

Una ambulancia transporta a pacientes con dolencias renales a recibir tratamiento de dialisis
Una ambulancia transporta a pacientes con dolencias renales a recibir tratamiento de dialisis

Santiago / LA VOZ

Hace unos meses se puso punto y final al conflicto que desde hace unos años mantenían las empresas de las ambulancias del transporte sanitario urgente, los trabajadores y el Servizo Galego de Saúde. Un nuevo convenio y un nuevo concurso llevaron la calma a este ámbito, pero poco ha durado la tranquilidad. En este caso, la polémica ha saltado en los vehículos de transporte no urgente, aquel que realiza traslados interhospitalarios de pacientes, recoge a los usuarios que tienen que hacer diálisis o rehabilitación, o a los pacientes oncológicos que necesitan acudir a sesiones de quimioterapia o radioterapia.

Los sindicatos fueron los primeros en dar la voz de alarma. En un comunicado conjunto, la CIG, Comisiones Obreras y UGT denunciaron que la información que este viernes les trasladó la patronal «significa un reaxuste nos cadros de persoal e tamén unha redución no servizo que se lle presta á cidadanía, situación que nos parece intolerable».

Los representantes de los trabajadores han acordado solicitar a la Consellería de Sanidade una reunión urgente para contrastar los datos de las empresas «e no caso de que estes recortes sexan confirmados, tomaranse as medidas que se estimen oportunas logo de tratar cada organización a nivel interno a situación». Tras esta denuncia conjunta, la patronal puntualizó que está asumiendo servicios que no le corresponde, por lo que solicita al Sergas la rescisión del contrato, o bien la no renovación del mismo tras finalizar el convenio en junio del 2020.

70 vehículos más

El contrato que firmó el Sergas con las empresas del transporte sanitario no urgente en el 2016 contempla 337 ambulancias en toda Galicia, pero la patronal afirma que para poder cubrir todos los servicios que le demandan necesitaría 70 vehículos más.

Este exceso de trabajo, dicen las empresas, «lo están asumiendo de forma unilateral los empresarios». En la última reunión que mantuvieron Sanidade y patronal, el 10 de octubre, los responsables de la Administración sanitaria explicaron que al no ser capaces de contrastar este aumento de trabajo, no se incrementará el importe del convenio. Según las empresas sí se podría confirmar la mayor carga si los hospitales utilizaran un sistema de trazabilidad denominado TSNUX.

Tras esta respuesta, y argumentando que existe un desequilibro económico, la Federación Gallega de Empresarios de Ambulancias, Fegam, ha pedido la rescisión del contrato o que no se renueve cuando termine, en junio del 2020. Durante este tiempo los empresarios han seguido asumiendo el exceso de trabajo debido a la relevancia del servicio, ya que sus vehículos trasladan a pacientes oncológicos y a otros no urgentes, como enfermos de diálisis o rehabilitación.

Pese a la demanda de rescindir el contrato, la Fegam insiste en que seguirá cumpliendo con todos los servicios que les requieran desde las siete áreas sanitarias, «hasta conocer la decisión del Sergas respecto de su demanda». La patronal asegura que informó a los sindicatos «en la voluntad de diálogo» que, dicen, siempre les caracteriza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las ambulancias no urgentes piden al Sergas rescindir su contrato