Un buceador de los GEAS: «Antes de morir [Diana Quer] sucedió algo espantoso»

Dos agentes de la Policía Local de Rianxo afirmaron que la nave se limpió con el cuerpo ya en su interior. Los buceadores que accedieron al pozo explicaron que el cadáver estaba completo, aunque se desmembró cuando lo sacaron al exterior.


El juicio por el crimen de Diana Quer sigue su curso. Este viernes se celebra la cuarta sesión del proceso y las coartadas siguen cayéndosele a José Enrique Abuín Gey. Uno de los datos relevantes que aportó la jornada fue la confirmación, por parte de los buzos de la Guardia Civil, de que Diana Quer tenía una brida en el cabello cuando retiraron su cuerpo del pozo tras 496 días hundido.  

Los primeros en comparecer, dos agentes de la Policía Local de Rianxo, han dilapidado el testimonio del Chicle, quien afirmó este martes que no necesitó luz para dejar el cuerpo de Diana dentro de la nave ubicada en Asados.

Los funcionarios han afirmado que el inmueble estaba lleno de objetos, por lo que era prácticamente imposible moverse por dentro: «Nos costó caminar por el interior de la nave. Había un coche desguazado dentro». Y han defendido también que la instalación no se limpió hasta octubre del 2016, dos meses después de que Abuín dejara el cuerpo. Que no necesitara un punto de luz parece prácticamente imposible. Como en las dos sesiones previas, los testigos siguen quitando verosimilitud al testimonio del Chicle.

;
Así se recreó el momento en el que el Chicle introduce a Diana Quer en el pozo Se eligió a una buceadora profesional con las mismas características físicas que Diana Quer

La buceadora que realizó un simulacro con su cuerpo lastrado ha defendido que, en un caso similar, la persona siempre se hunde: «Lo que podía pasar con mi cuerpo y con cualquiera aunque con otras características, se tiren a la distancia que se tiren, es que el cuerpo se sumerge de manera clara y sin duda ninguna». Su testimonio choca también con el del Chicle, que afirmó que el de Diana no terminaba de hundirse en el pozo.

Han hablado también dos GEAS que participaron en la citada reconstrucción realizada en Murcia, y que aseguran que lo normal es que el cuerpo de Diana estuviera en el pozo en posición fetal. «Si antes de morir tienes un shock o una situación de pánico muy grande el cuerpo puede generar una adrenalina. Entonces el cuerpo reacciona con absoluta rigidez», ha defendido uno de los profesionales: «Antes de morir sucedió algo espantoso». Sus palabras también cercan la versión del Chicle de que Diana murió en A Pobra y no en la propia nave. «Nunca hallamos algo así con las piernas colocadas de esa forma. Todos los cuerpos, en el 99 % de los casos, tienen las piernas más cerradas. En este caso, el cadáver estaba invertido, con la cabeza hacia abajo y flotando boca arriba. «No sé parece en nada a todo lo que hemos visto», explicaron otros dos buzos del parque de bomberos de A Coruña y de Salvamento Marítimo.

Imágenes de la reconstrucción que se realizó en Murcia
Imágenes de la reconstrucción que se realizó en Murcia

También ha testificado el guardia civil que participó en el estudio de las cámaras de seguridad de la autovía AG-11. Dice que la ubicada en la gasolinera de la salida del polígono de A Tomada fue determinante para ubicar el coche del Chicle. Asegura que iba a una velocidad superior que el resto, a unos 140 kilómetros por hora, y que frenó en los dos radares que existen en el vial en dirección a Rianxo.

Se podría haber encontrado el cadáver sin la ayuda de Abuín

El agente el Instituto Armado que revisó el teléfono de Rosario Rodríguez, por aquel entonces mujer del Chicle, confesó que se sorprendió al encontrar una foto de Abuín en la playa el día después de haber matado a Diana Quer. Habla también un guía canino, que defiende que se podría haber encontrado el cadáver sin la ayuda de Abuín: «El perro, una vez en la nave, marcó la tapa del pozo».

También han declarado a los agentes de la Guardia Civil que intervinieron en la investigación. Uno de ellos asegura que lo último que intentó hacer Diana Quer con su teléfono fue una llamada que no llegó a completar, mientras que otro afirma que el Chicle intentó darles un móvil que no era el que le requieron. No fue hasta más tarde que se lo entregó, aunque formateado. La Guardia Civil se percató inmediatamente al tener ubicadas las señales emitidas por el celular que realmente querían. El reseteo se realizó a las 23.07 horas del 13 de diciembre del 2016, mientras que Abuín había dicho que lo realizó en un tienda especializada, algo difícil a esas horas de la noche. «Estos establecimientos, además, son muy prudentes al hacer estos encargos de clientes por el riesgo que implica borrar información de un móvil». El guardia civil también señaló que ese formateo es imposible que se produzca de forma casual. El alegato de la defensa también se vio comprometido cuando uno de los agentes responsables de la investigación aseguró que Abuín dio hasta tres localizaciones diferentes en las que podría estar el cuerpo de Diana.

Perro adiestrado encima del pozo donde se encontró a Diana Quer
Perro adiestrado encima del pozo donde se encontró a Diana Quer

Uno de los buceadores que se sumergió para recuperar el cuerpo de Diana Quer del pozo también ha testificado en esta cuarta jornada, afirmando que el cadáver estaba completo. Juan Carlos Quer y su hija Valeria, que se encontraba en pleno llanto, han abandonado la sala durante su comparecencia, en la que también se ha mostrado al jurado el vídeo de la retirada del cuerpo del pozo. El segundo buceador explica el trabajo de aquella madrugada, cuando intentaron recuperar el cadáver sin que se desmembrara, aunque no lo consiguieron en su totalidad. 

Especialmente duro fue oír que le cuerpo, al subirlo, perdió la cabeza y las manos. En el primer caso, según razonan los forenses, es por las lesiones sufridas durante el estrangulamiento. Es decir, las partes lesionadas son las primeras en desmembrarse con la descomposición del cuerpo.

Caso Diana Quer: 500 días de agónica búsqueda

La Voz

Una joven veraneante madrileña, una noche de fiesta en A Pobra, una desaparición sin rastro y un final dramático. Todo esto es lo que sucedió durante 16 meses de incógnitas sobre Diana

Fue sin duda uno de los crímenes más escalofriantes de los últimos años. La desaparición de la joven madrileña Diana Quer suponía el arranque de una investigación contrarreloj que se prolongó durante 16 meses por la comarca de Barbanza.

El caso sobrecogió a todo el país y especialmente a la comunidad gallega que no entendía cómo una chica de solo 18 años había desaparecido sin dejar rastro tras una noche de fiesta en A Pobra do Caramiñal. Un caso que se resolvía dramáticamente en los últimos días del año 2017. La detención de un vecino de Rianxo, José Enrique Abuín Gey, el Chicle, y de su esposa suponían el golpe de efecto definitivo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Un buceador de los GEAS: «Antes de morir [Diana Quer] sucedió algo espantoso»