Jueves de alertas en Galicia: más de 700 incidencias hasta las seis de la tarde

La Voz REDACCIÓN

GALICIA

Las olas llegaron a picos de 14 metros de altura en el puerto exterior coruñés, el viento alcanzó rachas de 124 km/h y la nieve llegó a las carreteras de la montaña de Lugo y Ourense. Hubo vuelos desviados en Alvedro y Peinador, y un reguero de árboles, letreros y cables caídos por toda la comunidad

15 nov 2019 . Actualizado a las 00:47 h.

Galicia vivió una difícil jornada desde primera hora. Hasta las ocho de la mañana cayeron al menos cincuenta rayos en la comunidad y el inicio del día ya era un presagio de lo que vendría después: viento, agua y nieve, variando de intensidad y orden según la zona y la hora. La única nota positiva es que no hubo víctimas mortales, aunque sí heridos en diferente grado. Parece que lo peor de la borrasca ha pasado y este viernes, aunque seguirá afectando a Galicia, tenderá a debilitarse a lo largo del día.

Este es un repaso de las incidencias más destacadas de esta jornada.

Viento

Fue posiblemente el mayor de los problemas. En Malpica se alcanzó la racha más rápida, de hasta 124 kilómetros por hora, pero se pasó de los 100 kilómetros por hora en otros puntos (como Viveiro) y se registró al menos un tornado en Arteixo, Cerceda y Ordes: tejas, claraboyas y hasta una caseta de dos metros de alto volaron impulsados por el remolino y en el polígono de O Acevedo (Cerceda) se tuvo que desalojar una nave.

A esto hubo que sumar algunas claraboyas, letreros y embellecedores de fachadas, hasta el punto de que en Esteiro (Ferrol) se desplomó a las tres de la tarde la fachada de un edificio en ruinas, quedando los restos sobre un coche aparcado; por suerte en ese momento no cruzaba ningún peatón.