La UE pone fin a la inyección de fondos más allá de 25 kilómetros de la «raia»

El 40 % de los proyectos que recibieron ayudas está fuera de la franja exigible


REDACCIÓN / LA VOZ

Veinticinco kilómetros. Es el límite que ha impuesto la Unión Europea al desembolso de fondos para la cooperación transfronteriza entre Galicia y Portugal. A partir del 2021 ningún proyecto desplegado más allá de esa distancia de la «raia» podrá acceder a la hucha.

Es una cuestión contable y de reputación: la UE quiere ser más estricta

Así lo establece el nuevo reglamento para el reparto de fondos. Las ayudas de Interreg, que han regado con 87 millones de euros a 62 proyectos galaico-portugueses en estos últimos años, solo se podrán inyectar a las poblaciones que vivan «en un radio de 25 kilómetros de las fronteras terrestres», reza el documento. Esta restricción geográfica cerraría las puertas en teoría a la participación de poblaciones como Braga, Oporto, Pontevedra o A Coruña. «A maior parte das inversións xa non se poderán facer no norte da provincia de Lugo ou ó norte da provincia de Ourense, por exemplo (…) Vai haber moito menos diñeiro para cooperación transfronteiriza con Portugal para proxectos que non estean estritamente na fronteira», alerta el responsable de Política Europea de la Convención Escocesa de Autoridades Locales (Cosla), Serafín Pazos-Vidal, quien estuvo involucrado como experto en el proceso de negociaciones.

Según los cálculos a los que ha podido acceder, alrededor del 40 % de los proyectos en materia de biotecnología, eficiencia energética o turismo termal que hoy reciben financiación no habrían podido optar a ella bajo los actuales criterios. «É unha cousa grave que non se quixo tocar para non ter que enmendar todo o regulamento e desatar unha guerra campal», explica. Y es que pasando la lupa a alguna de las iniciativas galaico-portuguesas que han disfrutado del apoyo financiero de la UE, muchas tienen desplegadas sus actividades en localidades tan alejadas entre sí como A Coruña y Cantanhede, a 379 kilómetros de distancia.

Hasta ahora se han financiado proyectos en ciudades separadas por 380 kilómetros

El golpe es mayor si se tiene en cuenta que Bruselas propone un recorte de las partidas destinadas a la cohesión regional y una reducción de la cofinanciación de Interreg del 85 al 70 %. El programa orientado a la dinamización de las regiones fronterizas en materia de I+D, competitividad de pymes y crecimiento sostenible desciende de los 10.100 millones de euros (365,8 pertenecen a España) a los 8.430 millones en el período 2021-2027. Es una cuestión contable, pero también de reputación. La UE quiere ser mucho más estricta con el alcance de las ayudas.

Zona principal y secundaria

El Gobierno de la Xunta admite que hay un debate abierto sobre las consecuencias de este límite introducido con nocturnidad y alevosía, pero asegura que «aínda non se coñece a repercusión concreta no futuro programa de cooperación España-Portugal». A pesar de no haber estudiado su impacto, aseguran que «en ningún caso este criterio afectaría aos territorios elixibles para executar os proxectos, continuando a ser elixible todo o territorio galego». Está por ver qué fórmula propondrán para sortear la barrera de los 25 kilómetros. Pazos-Vidal se muestra escéptico: «O regulamento é claro. Se despois fan interpretacións creativas é outra cousa, pero é preocupante», insiste.

Eso no significa que Galicia vaya a recibir menos fondos. Dependerá de la habilidad negociadora del Gobierno español en Bruselas y de la audacia de la Administración gallega para reorientar los nuevos proyectos hacia la raia, si quiere desembolsar las ayudas. Es posible que algunas actividades satelitales y marginales se desarrollen lejos de la frontera, pero el grueso de la inversión tendrá que hacerse en el radio estipulado. Todo lo demás serán malabares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La UE pone fin a la inyección de fondos más allá de 25 kilómetros de la «raia»