Diana Quer y Ana Enjamio: una semana para hacerles justicia

J.R. VIGO / LA VOZ

GALICIA

Los crímenes de las dos jóvenes llegan a la vez a los tribunales, con paralelismos en su fase policial por el comportamiento de los acusados y las investigaciones planteadas

14 ene 2020 . Actualizado a las 11:34 h.

Jóvenes y asesinadas el mismo año. Diana Quer y Ana María Enjamio. El orden de los nombres no minimiza sus tragedias. A la joven madrileña, de 18 años, le robaron la vida el 22 de agosto del 2016 en A Pobra; a la de Boqueixón, cuatro meses después en Vigo, el 16 de diciembre. José Enrique Abuín Gey, el Chicle, ejerce de autor confeso de la muerte de Diana, raptor y presunto violador. También hizo de enterrador al fondear su cadáver en un pozo durante 496 días. A César Adrio se le atribuye otra perturbación igual de tétrica. Los forenses contabilizaron 28 heridas cortopunzantes en el cuerpo de Ana Enjamio, de las que 12 le alcanzaron el corazón y 6 se lo atravesaron, lo que le causó un shock hipovolémico que determinó su muerte instantánea.

El crimen de la joven madrileña, cometido entre A Pobra do Caramiñal y Rianxo, tendría una motivación sexual; el de la viguesa, sentimental. Ambos son violencia machista. Ninguno de los dos acusados reconoce los hechos. Abuín admite una muerte accidental y niega todo lo demás para esquivar la soga de la cadena perpetua revisable. En Adrio tampoco se atisba el menor síntoma de arrepentimiento. Todo lo contrario. Se reconoce, con uñas y dientes, inocente. De demostrarse lo contrario vivirá 27 años en una celda.

La joven Ana María Enjamio falleció asesinada en el portal de su casa en Vigo la madrugada del sábado 17 de diciembre del 2016
La joven Ana María Enjamio falleció asesinada en el portal de su casa en Vigo la madrugada del sábado 17 de diciembre del 2016

La tecnología también fue relevante en ambas investigaciones policiales. El FBI de los EE.UU. remitió, tarde pero la envió, información en un cedé con las cuentas de Google de Ana Enjamio. Se pretende saber hasta qué punto Adrio acosaba a la que fue su pareja hasta que ella lo dejó, aunque está por ver si esa información es relevante para sentenciarlo. En la investigación de Diana también se recurrió a la tecnología, que ya se sabe fue crucial para situar al Chicle en las escenas del crimen. Igualmente se pidió ayuda externa, en este caso a una empresa de Israel, con sede en Alemania, que desbloqueó el móvil de la joven para revelar sus últimas geolocalizaciones. Iguales a las registradas por el celular de su presunto asesino y violador.