Una reunión maratoniana intenta desbloquear la huelga de Medicina

Tras aprobar un documento, los alumnos se reunieron durante horas con el equipo rectoral

Los estudiantes se concentraron delante del Rectorado para apoyar a sus representantes
Los estudiantes se concentraron delante del Rectorado para apoyar a sus representantes

Redacción / La Voz

Catorce delegados de los alumnos de Medicina, el rector de la USC, varios vicerrectores y una representación de la facultad. Y una reunión maratoniana que comenzó a las dos y media de la tarde y se alargó hasta bien entrada la noche. Todo para intentar desbloquear la huelga de los estudiantes de Medicina que este viernes acumuló su cuarta jornada de paro. Antes, en una asamblea, los jóvenes aprobaron un documento en el que se recogen los acuerdos a los que llegaron con el equipo decanal para mejorar la docencia y la organización de las clases, y que fue redactado con asesoría legal incluida. El texto recoge además nuevas propuestas que los representantes de los alumnos llevaron al Rectorado.

Las reivindicaciones del alumnado que han llevado a esta huelga son numerosas. Entre ellas, acabar con la disparidad de contenidos e incluso de criterios de evaluación de una misma materia, o reducir el absentismo docente, algo a lo que se comprometió el propio decano. Pero los futuros médicos llevaron seis líneas rojas innegociables al Colexio de San Xerome.

Una de ellas es la reducción de la presencialidad. Han llegado a tener 11 clases en un día y 46 semanales. La sobrecarga lectiva es una de las principales quejas y tras la reunión de delegados estudiantiles y decano se llegó al acuerdo de intentar reducir esta presencialidad y potenciar el trabajo autónomo. También tratarán de buscar soluciones a exámenes y clases que se solapan. Otra línea roja es la de las calificaciones. Un 7 es un 7, reclama el alumnado. Hay profesores que exigen un 7 para aprobar, que se traslada en un 5 en la nota del expediente. Esto perjudica a los estudiantes de la USC frente a los de otras facultades, y además dificulta obtener una beca.

La tercera línea roja es la descentralización de la práctica clínica de atención primaria en quinto curso. Los alumnos deben hacer prácticas en centros de salud de fuera de Santiago, a veces llegando a Noia o Ribeira. Piden abrir esta opción a toda Galicia y tienen el apoyo del Sergas para poder aprovechar así su lugar de residencia y evitar los gastos de desplazamiento. El decanato aceptó a principios de semana la propuesta si el alumno es quién consigue un tutor en el centro. Para los estudiantes esto hace que la responsabilidad de buscar las prácticas recaiga sobre ellos.

Otro de los puntos en los que parece que hay consenso es en la modificación del plan de estudios, para adaptar las horas de clase y los contenidos a los créditos que tiene cada una de las materias. La quinta línea roja se refiere a las convalidaciones. Y es que no hay criterios fijos y son lentas, por lo que un estudiante que ha pedido convalidar una materia porque viene de otra facultad de Medicina o de una carrera sanitaria se encuentra a veces con que esta le llega cuando ya se examinó de la asignatura.

Finalmente, los alumnos reclaman el fin de cualquier tipo de comentario elitista o vejatorio por parte de algunos profesores. Las conversaciones, de momento, van por buen camino.

Se suma Comunicación

Si no eran suficientes los estudiantes universitarios movilizados, ayer mismo se sumaron los de Xornalismo y Comunicación, apoyando las protestas de los de Medicina, Farmacia, Bioloxía, Maxisterio, Enfermería, Matemáticas y Dereito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una reunión maratoniana intenta desbloquear la huelga de Medicina