Los estudiantes desconvocan la huelga de Medicina en Santiago

Tras más de ocho horas de reunión, universitarios y rectorado de la USC ratificaron un documento de acuerdos

La huelga en la facultad compostelana cumplió ayer su cuarta jornada
La huelga en la facultad compostelana cumplió ayer su cuarta jornada

Más de ocho horas de reunión entre el rector de la USC, miembros de su equipo de gobierno, del decanato de la Facultad de Medicina, representantes de los departamentos y de los estudiantes. Todo para intentar desbloquear una huelga que este viernes cumplió cuatro jornadas. Tras una jornada maratoniana llegó el consenso y se ratificó un documento de acuerdos con el que los estudiantes acuerdan desconvocar la huelga. 

La USC se compromete tras este conflicto a iniciar una ronda de contactos con representantes de los movimientos estudiantiles para conocer los problemas de la implantación del plan Bolonia y trasladarles también las dificultades presupuestarias por las que pasa la institución.

La Universidade agradeció el compromiso tanto del decano, Julián Álvarez Escudero, como de los alumnos, para tratar de llegar a un acuerdo y poner punto y final a la huelga.

Las líneas rojas

Los futuros médicos fueron a la huelga con numerosas reivindicaciones, pero llevaron en concreto seis líneas rojas innegociables al Colexio de San Xerome. 

Una de ellas es la reducción de la presencialidad. Y es que han llegado a tener once clases en un día y 46 semanales. La sobrecarga lectiva es una de sus principales quejas por lo tanto. Otra línea roja es la de las calificaciones: un 7 es un 7, reclaman. Hay profesores que exigen un 7 para aprobar, pero se traduce en un 5 en la nota del expediente. Esto perjudica a los estudiantes de la USC frente a los de otras facultades, y además dificulta obtener una beca del Ministerio de Educación.

La tercera línea roja es la descentralización de la práctica clínica de atención primaria en quinto curso. Los alumnos deben hacer prácticas en centros de salud de fuera de Santiago, a veces llegando a Noia o Ribeira. Pedían que se abra esta opción a toda Galicia y tienen el apoyo del Sergas para poder aprovechar así su lugar de residencia y evitar los gastos de desplazamiento.

Otro de los puntos de consenso es la modificación del plan de estudios, para adaptar las horas de clase y los contenidos a los créditos que tiene cada una de las materias.

La quinta línea roja se refiere a las convalidaciones. Y es que no hay criterios fijos y son lentas, por lo que un estudiante que ha pedido convalidar una materia porque viene de otra facultad de Medicina o de una carrera sanitaria se encuentra a veces con que esta le llega cuando ya se examinó de la asignatura.

Finalmente, los alumnos reclamaban el fin de cualquier tipo de comentario elitista o vejatorio por parte de algunos profesores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Los estudiantes desconvocan la huelga de Medicina en Santiago