El histórico nacionalista Camilo Nogueira, premiado en Bruselas

Exeuroparlamentario por el BNG, recibió el Premio Europeo 2019 por su defensa de la identidad gallega

Camilo Nogueira, junto a Ana Miranda en la entrega del premio
Camilo Nogueira, junto a Ana Miranda en la entrega del premio

Bruselas

El histórico nacionalista Camilo Nogueira recibió ayer en Bruselas junto al escritor y líder de la izquierda aberzale Patxi Zabaleta el Premio Europeo 2019 de manos de la Fundación Coppieters. El exeurodiputado del Bloque recibió el galardón por su trabajo en defensa de la identidad del pueblo gallego y el vasco por la defensa de las vías democráticas y pacíficas para resolver conflictos y la protección del euskera.

El gallego aprovechó la ocasión para agradecer el reconocimiento al trabajo que realizó, junto a sus compañeros para crear «una nueva idea de Galicia en el mundo». El político aprovechó para defender la presencia lingüística gallega que, junto a los portugueses, «hace que nuestra lengua sea una de las más habladas del mundo».

Ana Miranda, que acompañó a Nogueira en la entrega de premios, aprovechó para recordar que el que fuera primer miembro del BNG en la Eurocámara -y, dijo, su maestro y compañero- siempre ha perseguido tres obsesiones: su país, su lengua y la humanidad. Así, destacó su papel como defensor de la «Galicia productiva, cultural creativa, no discriminada, ni inferior». Recordó divertida el mantra que repetía el gallego durante sus años en Bruselas: «Nación en el mundo y no periferia, porque estamos abiertos a Irlanda, América y África».

El político del Bloque lamentó que haya partidos políticos que quieran ilegalizar movimientos nacionalistas y recordó que la Constitución Española “habla de nacionalidades”. “El Estado español no será querido por toda la sociedad española hasta que no reconozca su carácter plurinacional”, ha concluido.

La Fundación Coppieters es un think tank focalizado en asuntos europeos y está adscrito al grupo Alianza Libre Europea. La entidad promueve la investigación sobre políticas a nivel europeo e internacional, centrado en su diversidad cultural y lingüística, la autodeterminación, los derechos humanos y la promoción de la paz.

Este galardón cumple ya cuatro ediciones. En la primera edición fue para el antiguo primer ministro escocés Alex Salmond. La segunda edición desató críticas desde algunas bancadas de la Eurocámara, liderados por la ex eurodiputada de UPyD, Beatriz Becerra, por conceder el premio a la expresidenta del Parlament de Catalunya- actualmente en prisión- Carme Forcadell. El año pasado fue para el recientemente fallecido Edmond Simeoni, político nacionalista corso.

«A xente que moveu a folga do 72 non era só de Citroën, era de todo Vigo»

soledad antón

Camilo Nogueira, ingeniero en aquel momento de la factoría, fue uno de los despedidos

«Cuatro industrias viguesas fueron cerradas a consecuencia de los paros que se venían registrando en solidaridad con los trabajadores de Citroën». Así arrancaba La Voz de Galicia del 14 de septiembre de 1972 la información sobre el primero de los grandes conflictos laborales que ha vivido Vigo, una larga huelga que nadie podía imaginarse en plena dictadura, y que acabó con cientos de despedidos y con muchos trabajadores durmiendo más de una noche en la cárcel.

Una de las personas que vivió en carne propia aquella situación fue Camilo Nogueira. Pudiera parecer que, por sus circunstancias personales -era ingeniero y responsable de fabricación de la mitad de la factoría-, no se involucraría en una lucha en favor de la semana de 44 horas frente a las 48 que se hacían entonces, pero lo hizo. Tenía sus propios motivos para sumarse al paro. «Eu non reclamaba horario, a miña motivación de fondo, como a de tantos outros compañeiros, era a loita antifranquista», afirma.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El histórico nacionalista Camilo Nogueira, premiado en Bruselas