El ADIF asegura que las obras del AVE en Galicia «van en plazo»

La presidenta se desplaza a Galicia para intentar tranquilizar sobre la llegada del tren, aunque evita dar un año concreto


A Coruña

La presidenta del ADIF, la gallega Isabel Pardo de Vera, estuvo en A Coruña acompañada por el director general de Alta Velocidad, Juan Pablo Villanueva, en un acto organizado por el Colegio de Caminos para hablar sobre las obras del AVE gallego, un tema que se ha visto envuelto en la polémica los últimos días a costa de unos plazos que la Xunta asegura que no se van a cumplir.

«Comprendo la incertidumbre de la gente y del ciudadano, pero se está trabajando a todo ritmo, las obras van en plazo», dijo Pardo de Vera. En su opinión, nunca han ido a tal velocidad, con más de 5.000 millones de euros contratados para hacer el corredor gallego. Lo que no hizo fue concretar plazos para la llegada del tren de alta velocidad.

«No me pueden pedir si se acaba el 27 de enero o el 27 de febrero. Se acaban, y ese es el horizonte», apuntó, aludiendo a que no se puede fijar un día y a que habrá que asumir una cierta flexibilidad en las fechas, que no concretó. Es decir, se sigue sin saber si estará operativo, en servicio, en el 2020 o en el 2021. 

La presidenta del ADIF indicó que se está instalando en la línea a Galicia la última tecnología de señalización y comunicaciones, y apuntó a las pruebas de los trenes con los sistemas ERTMS y ASFA como los causantes de cierta demora. «Antes las líneas se ponían en servicio en seis meses, ahora no», apuntó sobre los cambios en la seguridad, apuntando que esas pruebas tardaban en realizarse lo mismo en España que en otros países europeos.

Esas pruebas, dijo, «están yendo muy bien» hasta Puebla de Sanabria. Cuando se acaben las obras del siguiente tramo, se empezará allí también con pruebas. «No puedo decir los meses que van a durar, pero se pueden hacer una idea con las otras líneas que estamos poniendo en servicio», dijo, aludiendo al caso de Granada, donde incluso hubo que interrumpir el servicio ferroviario durante un tiempo, con las consiguientes quejas de los usuarios afectados.

¿Por qué es ahora más complejo poner en marcha una línea de alta velocidad?

pablo gonzález
 En la imagen, acto del ministro Ábalos para recorrer en un tren con tracción diésel el tramo entre Zamora y Pedralba, que finalmente se inaugurará la próxima primavera.
En la imagen, acto del ministro Ábalos para recorrer en un tren con tracción diésel el tramo entre Zamora y Pedralba, que finalmente se inaugurará la próxima primavera.

Más pruebas, más supervisión independiente y la decisión de inaugurar con ERTMS dilatan los plazos finales

El accidente de Angrois y la aplicación de las directivas ferroviarias comunitarias supusieron un antes y un después en el protocolo para poner en marcha líneas de alta velocidad. El papel supervisor que tenía el Ministerio de Fomento a través de la Dirección General de Ferrocarriles lo ejerce ahora un órgano independiente: la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, que supervisa con sus propios criterios las obras y las pruebas que realizan el ADIF y Renfe. Hay que destacar que las críticas de la Xunta no se centran en la duración del período de pruebas -que se están llevando a cabo en el tramo Zamora-Pedralba, que ahorrará 50 minutos en el viaje a Madrid-, sino en el retraso de las obras en el último tramo que queda por finalizar, entre Pedralba y Ourense, donde se están desplegando ya las vías y los elementos de la electrificación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El ADIF asegura que las obras del AVE en Galicia «van en plazo»