La tercera prisión permanente para un gallego sobrevuela sobre el Chicle

Ramón Ares Noal
MONCHO ARES RIBEIRA / LA VOZ

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

La elección de los miembros del jurado es la antesala del juicio que se abre mañana

11 nov 2019 . Actualizado a las 13:15 h.

Transcurridos 1.162 días desde aquella fatídica mañana de lunes del 26 de agosto del 2016 en la que empezó a extenderse por la tranquila villa de A Pobra la desaparición de una joven madrileña, tras una larga y difícil investigación y un desaforado e intenso tratamiento mediático, ha llegado la hora de la justicia para José Enrique Abuín Gey, el Chicle, autor confeso del crimen que acabó con la vida de Diana Quer. A partir de mañana se sentará en el banquillo de la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, para enfrentarse a una petición fiscal y de la acusación particular de prisión permanente revisable. De confirmarse, convertirá al rianxeiro en el tercer gallego sentenciado a la máxima pena del ordenamiento jurídico español, siguiendo los pasos de David Oubel, que asesinó a sus dos hijas en Moraña; y Marcos Miras, que hizo lo propio con su hijo, en Oza.

El procedimiento se abre hoy con la elección del jurado popular, que estará integrado por nueve personas, de una terna de veinte, y que, desde las 9.30 horas de mañana, escuchará las declaraciones de cerca de un centenar de testigos, hasta la finalización del proceso, prevista para el viernes 8 de noviembre. Se estima que, transcurrido un plazo de tres o cuatro días tras quedar visto para sentencia, se dé a conocer el fallo de un caso que sobrecogió a la sociedad española. No en vano se han acreditado para asistir al juicio un total de 33 medios de comunicación, ninguno de los cuales es extranjero, lo que ha obligado a habilitar la biblioteca de los juzgados compostelanos como sala de prensa, lo que ya ocurriera con el caso del asesinato de Asunta Basterra.

Clave de futuro

El futuro penal de José Enrique Abuín Gey dependerá de que las acusaciones consigan demostrar el alcance de su fechoría. Así, de confirmarse las tesis de la fiscalía y del abogado de la familia, el Chicle podría acabar siendo condenado a prisión permanente revisable ya que, para el Ministerio Público, asesinó con alevosía y ensañamiento a Diana Quer y luego escondió su cadáver sumergido en el pozo de una nave abandonada en Asados, por espacio de cerca de 500 días.