Redacción / La Voz

«Es la gran apuesta de la Dirección General de Tráfico por la formación. Si tenemos Gobierno, en el primer o segundo trimestre del año tendríamos que ver su implementación». El director general de Tráfico, Pere Navarro, se refiere a la implantación de un mínimo de ocho horas presenciales obligatorias de concienciación y sensibilización en seguridad vial para los aspirantes al carné de conducir, una de las grandes medidas de la estrategia de seguridad vial diseñada por la DGT para los próximos años, pero que aún no ha podido llevarse a cabo por la inestabilidad política actual. 

Lo mismo pasa con otros proyectos de seguridad vial que están ya elaborados o en fase muy avanzada, pero que se encuentran en el cajón de la DGT a la espera de que se forme un Gobierno estable que les dé vía libre, en unos casos con su aprobación directa en Consejo de Ministros, y en otros, con el desarrollo de modificaciones legislativas. Por eso, el director de Tráfico habla del «primer o segundo trimestre del 2020», contando siempre con que los resultados del 10N proporcionen un Gobierno que permita llevar adelante toda las iniciativas de seguridad vial pendientes de aprobación.

carné por puntos

Actualización. Es una de las estrellas del equipo de Pere Navarro, que fue el que puso en marcha el carné por puntos en el año 2006. Ahora toca actualizar el modelo con el endurecimiento del castigo para determinadas infracciones. Es necesario modificar la ley en el Parlamento.  

enviar wasaps

De 3 a 6 puntos. La DGT achaca al uso del móvil un buen número de muertes en la carretera. «Distracciones ha habido siempre, pero de pronto se dispararon como causa de accidentes mortales, y desde el 2016 suben, y ya es la primera causa, por delante de la velocidad y el alcohol. Y esto tiene un nombre: el teléfono móvil y el wasap», afirma Navarro. La sanción por usar el móvil pasará a ser de 6 puntos.

nuevo Límite en ciudad

A 30 en calles de un carril. La nueva limitación en las ciudades está incluida en un real decreto que solo está pendiente de su aprobación en un Consejo de Ministros. Sin embargo, hasta ahora no salió adelante en ninguno. Esta medida reduce los límites en zonas urbanas, concretamente en las calles de un carril y con un solo sentido de circulación. En esas vías, la velocidad máxima será de 30 kilómetros por hora. El objetivo, según Tráfico, es elevar la protección de los más vulnerables, en especial los peatones.

la hora de los patinetes

No podrán ir por las aceras. La regulación del uso de patinetes eléctricos también está incluida en el decreto de medidas urbanas. Es una de las medidas más esperadas ante el aumento del uso de estos vehículos de movilidad personal en las ciudades. El decreto limitará su velocidad máxima a 25 por hora y no podrán circular por las aceras.

 

motos más seguras

Guantes obligatorios. La DGT ha elaborado un plan especial de seguridad para motos y ciclomotores. Plantea 17 medidas, entre ellas el uso obligatorio de guantes en vías interurbanas y la realización de cursos de conducción segura, que implicarán la bonificación de puntos en el carné. 

auxilio en carretera

Luces en vez del triángulo. El decreto de los servicios de auxilio en carretera también está pendiente. Establecerá las características de los vehículos. También regulará el uso de las luces con destellos como sustitutas del triángulo de emergencia.

 Solo se puso en marcha la limitación máxima de 90 en carretera

La única medida importante que ha podido tomar la Dirección General de Tráfico durante los períodos de inestabilidad política ha sido la de reducir de 100 a 90 kilómetros por hora el límite máximo de velocidad en las carreteras convencionales. Esa modificación se hizo también mediante un real decreto que el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó en un Consejo de Ministros. El nuevo límite máximo de velocidad en carretera entró en vigor el pasado 29 de enero. Solo afecta a vías convencionales, ya que en autopistas y autovías la limitación máxima de velocidad sigue siendo de 120.

Tráfico reorganiza los radares en las carreteras tras la reducción a 90

José Manuel Pan
La movilidad de los radares Velolaser facilita la viglancia de la velocidad en las carreteras convencionales
La movilidad de los radares Velolaser facilita la viglancia de la velocidad en las carreteras convencionales

En Galicia podrían instalarse dos nuevos controles de tramo en las vías convencionales

El propio director general de Tráfico, Pere Navarro, advirtió que la reducción de la velocidad máxima en las carreteras convencionales sirve de poco si no se cumplen los nuevos límites. «La reducción de velocidad debe ir acompañada de una mayor vigilancia y control por parte de las policías encargadas de la vigilancia del tráfico», dijo Navarro en el acto de retirada de la última señal de 100, donde también recordó la importancia de realizar mejoras y actuaciones en el diseño de las infraestructuras por parte de los titulares de las carreteras. La idea es que esa vigilancia se traduzca en un mayor control por parte de la Guardia Civil de Tráfico con los radares móviles que gestiona y en la reorganización de los radares fijos que tiene a su cargo la Dirección General de Tráfico. Fuentes de este organismo precisaron que en este momento no hay ningún plan específico para la instalación de nuevos radares, aunque sí se estudiarán las necesidades de cada tramo. En todo caso, las mismas fuentes avanzan que está prevista la incorporación a lo largo de este año de alrededor de 200 guardias civiles a la Agrupación de Tráfico, lo que permitirá incrementar la vigilancia, en especial de la de la velocidad, en las carreteras convencionales de toda España.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La seguridad vial, a la espera de un Gobierno