«Si no aumentan los recursos, nos abocan a cerrar servicios»

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

RAMON LEIRO

Una ayuda extra de la Xunta evita el crac de las entidades que atienden a personas con discapacidad, pero no es suficiente

22 oct 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Las entidades que atienden a personas con discapacidad en Galicia son organizaciones sin ánimo de lucro. Nacieron del tesón de las familias para poder dar el mejor servicio a sus hijos, a sus hermanos o a sus padres. Lo cierto es que la inmensa mayoría de sus ingresos proceden de la Administración pública -en torno al 80 %-, pero realizan una labor inestimable para los colectivos con algún tipo de discapacidad.

Cogami, Down Galicia, Aspace... El pasado verano todos se encontraron con un convenio estatal publicado en el BOE el 27 de junio. Ese nuevo marco se sumó al incremento del salario mínimo interprofesional, lo que supone en la práctica un aumento del coste de la masa salarial de entre el 10 y el 12 %. En realidad, lo que más les afectó fue el nuevo convenio colectivo, explica Mónica Touriño, presidenta de la Federación Aspace Galicia, que atiende a unas 490 personas con parálisis cerebral y da apoyo a unos 1.500 familiares. «Los centros de atención a personas con discapacidad tienen muchos técnicos: fisioterapeutas, logopedas, psicólogos, por lo que la subida del SMI no les afecta, pero sí el convenio. Nos vimos incapaces de hacerle frente», explica.

El nuevo convenio no vino acompañado de ningún tipo de inyección económica por parte del Gobierno central, por lo que estas entidades, sin saber si acabaría llegando una ayuda o no, «han tenido que ir adelgazando sus estructuras de personal, lo que repercute directamente en las personas que atienden», explica Touriño.