La Xunta rebaja la fiscalidad a las herencias, a empresas familiares y por compra de vivienda en el rural

Amplía desde enero la exención de pagar por legados de fallecidos; solo lo harán los de más de un millón de euros. Estas son todas las novedades de los presupuestos del 2020 para Galicia


Santiago

El Gobierno gallego ha difundido las líneas maestras de los presupuestos para el próximo ejercicio, con lo que la Xunta cumplirá cuarenta años ininterrumpidos presentando unas cuentas anuales que pasaron de los apenas 10 millones de euros en 1981 a los 10.149 que se alcanzarán en el 2020. El proyecto entrará mañana en el Parlamento, cumpliendo así con los compromisos legales «e apostando pola certidume», insistió en varias ocasiones el presidente Feijoo en la presentación pública ante los medios.

La idea que ha movido las cuentas ha sido consolidar el crecimiento a pesar de los «evidentes» signos de flaqueza de la economía española, aprovechando los efectos de la recuperación en los últimos años para trasladarlo a las familias y los ciudadanos que más utilizan los servicios públicos, con más ventajas fiscales y bonificaciones, con el objetivo de que la economía gallega crezca un 1,9 %. Estas son las principales medidas.

MEDIDAS TRIBUTARIAS

Un millón por heredero. Desde el 2016 los gallegos no pagan impuestos hasta los 400.000 euros por herencias de familiares directos, una medida que benefició a 345.000 personas. El año pasado, la Xunta aprobó una rebaja tributaria para las herencias entre hermanos, que se mantiene, y a partir del 1 de enero se amplía las exención hasta un millón de euros por heredero. Según los cálculos de Facenda, esta medida afecta al 99,94 % de los gallegos, esto es, solo deberán tenerla en cuenta las grandes fortunas. En ese millón no se incluye la vivienda habitual del fallecido, porque a esta se le hace una valoración, que a su vez tiene ya una reducción, y esa cantidad se aplica posteriormente y se suma al resto de bienes. En caso de que se supere el millón, el pagador solo tributa por lo que supera esa cifra. Es decir, si son 1,2 millones, paga lo correspondiente a 200.000 euros.

Empresas familiares. A partir de enero, los hijos y nietos de empresarios tampoco van a pagar impuestos por hacerse con el control accionarial de una sociedad o recibirla en herencia. Para garantizar su pervivencia y favorecer su transmisión, la Xunta descarta cualquier ingreso hasta la séptima generación, lo que llevado a la práctica supone cubrir todas las empresas familiares de Galicia durante décadas. Hasta ahora la exención solo alcanzaba hasta un cuarto grado. Siempre se tiene que garantizar mantener la propiedad.

Viviendas en el rural. Tal como anunció Feijoo este miércoles, Facenda incide en reducir su recaudación en la compra de viviendas habituales y rebaje el impuesto en las transmisiones patrimoniales del 7 al 5 %, siempre que el inmueble esté ubicado en alguna de las parroquias gallegas que se consideran poco pobladas, el 94 % del territorio. Se pone también como requisito no tener un patrimonio de 200.000 euros, más 30.000 por miembro a mayores en la familia. En el caso de segundas residencias, el tipo bajo del 10 al 6 %. Y seguirán sin pagar nada los menores de 36 años, las familias numerosas y las personas con discapacidad. En este grupo de impuestos cero se acreditaron 3.300 beneficiarios desde el 2017, y con carácter general hubo 61.000 gallegos que pagaron menos por la compra de su vivienda.

Deducciones en el IRPF. Con un impacto social más restringido, la Xunta también anunció la aplicación de deducciones fiscales para las becas de deportistas de alto nivel, además de reducir los requisitos para acceder a descuentos por participación en sociedades laborales y cooperativas. Sí habrá muchos más beneficiados con la denominada Deducción verde, que supone una bonificación de hasta el 15 % para los gallegos que realicen obras en su vivienda -con un límite de bonificación de hasta 9.000 euros- para mejorar la eficiencia energética, desde cambiar las ventanas a actuaciones en tejados o fachadas.

CIFRAS GENERALES

608 euros por gallego. Las cuentas y las medidas fiscales entrarán en vigor el 1 de enero, y supondrán un esfuerzo inversor por habitante de 608 euros, el mayor de España y el doble de la media de las autonomías, según el conselleiro Valeriano Martínez, que acompañó a Feijoo en la presentación pública. El incremento en términos absolutos será de 300 millones de euros -un 3 %- y será la primera vez que el Gobierno del PP logre superar los 10.000 millones de euros totales. En los dos últimos años del bipartito sí se superaron estas cifras, aunque la irrupción de la crisis y un mal cálculo en las entregas a cuenta generó un enorme agujero entre los ingresos y lo que se ejecutó, una deuda que todavía se está devolviendo al Estado. Desde hace dos años Galicia ha alcanzado una «consolidación fiscal técnica». Los gastos financieros es uno de los pocos capítulos que caen, circunstancia que el Gobierno gallego justifica por los menores intereses que se pagarán al acudir a los recursos propios para las inversiones y a la utilización del superávit de los últimos ejercicios. El ahorro acumulado desde el 2015 en intereses alcanza los 700 millones. En términos generales, Feijoo y Martínez destacaron la «prudencia» de unas cuentas que ya han sido avaladas por la Airef, el organismo independiente de responsabilidad fiscal.

EMPLEO Y FUNCIONARIOS

Paro en el 10 %. El gran cuadro de cifras mantiene para el 2020 el objetivo de que la tasa de desempleo se sitúe en torno al 10 %, lo que obliga a crear 9.000 puestos de trabajo. Internamente, para el llamado capítulo 1 de personal de la Xunta, habrá una reserva del 3,3 % para salarios. Un 2,2 % se destinarán a la subida anual, que dependerá en última instancia del Estado (tiene que aprobarlo por real decreto antes de acabar el año, o bien con los nuevos presupuestos del 2020), y el margen restante se presupuesta para responder a los acuerdos sectoriales alcanzados por Facenda en los últimos meses con los diferentes colectivos de funcionarios.

Sanidad, educación y servicios sociales se llevan el 80 % de lo que crecen los presupuestos

j. C.

Las nóminas de casi 100.000 empleados de la Xunta pasarán por primera vez de los 4.000 millones

El meollo de los «presupuestos expansivos», que es la expresión que se utiliza cuando las cuentas públicas crecen, es comprobar cuál es el destino del dinero extra, dando por hecho que todos los departamentos suelen consolidar sus ingresos. En el caso de los Orzamentos 2020, el acento se ha puesto en las consellerías con mayor impacto ciudadano: Sanidade, Educación y Política Social acaparan un 80 % de unos fondos que crecen en 300 millones de euros. Del total, 120 son para reforzar la sanidad y tratar de cumplir los compromisos adquiridos en los últimos meses con la atención primaria, mientras que el gasto en dependencia crecerá un 6 % (332 millones). En total, el servicio de salud pública -incluidos los medicamentos- se lleva 4.100 millones del presupuesto gallego, mientras que la educación suma 2.465 millones y las políticas de bienestar, 830.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La Xunta rebaja la fiscalidad a las herencias, a empresas familiares y por compra de vivienda en el rural