José María Criado: «Todos somos algo masoquistas»

El presidente del Rácing de Ferrol, club que celebra su centenario, dice que no renuncia a ver algún día a su equipo en Primera División


Accesible, directo y transparente. Así se muestra José María Criado (Ferrol, 1949) presidente del Racing de Ferrol, equipo del que es socio desde hace 56 años. Ininterrumpidamente, que se dice pronto. Le damos unas vueltas al fútbol desde su austero despacho en A Malata en un momento en el que el equipo no va demasiado bien.

-Casado, con hijos, ¿tiene nietos?

-No. Y la verdad es que soy muy niñero pero ahora estoy en una edad en la que solo quiero tranquilidad.

-¡Vaya! ¿Busca tranquilidad y se pone a presidir un club de fútbol?

-Bueno, tranquilidad relativa. Me refiero a la paciencia para atender a un niño.

-¿Le parece que requiere más paciencia atender a un nieto que dirigir un club?

-Fifty, fifty. Presidir un club como el Racing a veces supone llegar a casa prácticamente agotado. Este año se juntó el ascenso y el centenario y los actos se han multiplicado por diez. Y yo procuro atender a todo el mundo. Es un trabajo que me gusta porque tengo pasión por el Racing. Amor por mi ciudad y cariño especial por el Racing.

-Nunca he entendido muy bien por qué alguien se mete en este follón. El éxito en el fútbol es efímero.

-Todos somos algo masoquistas. A mí, lo que me gustaba era jugar al fútbol pero desde muy joven me metí, o mejor, me metieron, en la gestión. Yo para mí no soy capaz de pedir nada pero para el fútbol no tengo reparos. Y siempre intenté rodearme de gente mejor que yo. Yo estuve 24 años de vicepresidente con Isidro Silveira.

-Lleva aquí toda la vida.

-Toda la vida. 24 años de vicepresidente con Isidro Silveira y, tras su fallecimiento, dos como presidente.

-También fue futbolista. ¿En este club?

-No. Jugué como aficionado en una entidad que ya ha desaparecido y que se llamaba Bertón.

-¿De qué jugaba?

-Extremo derecho. Dicen que era habilidoso. Goleador sí que era.

-Este año no van muy bien. [Terceros por la cola tras siete jornadas en Segunda B]

-El año pasado también empezamos dubitativos y acabamos ascendiendo. Cada categoría precisa de un período de adaptación. Tenemos capacidad y equipo para revertir esta situación. Pero es verdad que a veces vivo esto en demasía y me repercute a nivel personal.

-Su mujer estará frita.

-Ella ya sabe. Yo siempre dije que del Racing ya me quitaría yo, pero que nadie intente quitarme. Es algo que llevo en la sangre y hasta que me muera seré racinguista.

-Ya estuvieron en Segunda. ¿Cree que verá a su equipo en Primera?

-Hoy en día, con el grupo Élite que encabeza Ignacio Rivera, el club cuenta con respaldo económico. En Primera están equipos como el Éibar, e Huesca o el Leganés que no tienen una infraestructura deportiva mejor que la nuestra. Así que sí, espero ver al Racing en Primera algún día.

-Soñemos. ¿Si pudiera, a quién ficharía: a Messi, a Cristiano, a Neymar o a Mbappé?

-Hoy por hoy, a Mbappé. Es el que tiene más futuro.

-¿Tiene usted un segundo equipo?

-El Real Madrid.

-¿Y cómo está viendo al Dépor?

-Con preocupación. En tiempos las relaciones entre los dos clubes se deterioraron, pero en este momento son excelentes. El Dépor está viviendo un momento delicado.

-Usted tenía un negocio en Ferrol.

-Sí, una lencería.

-Vaya...

-Yo no solía despachar.

-Bueno, es un negocio que suele distribuir alegría.

-Algún matrimonio arreglamos, sí. Ja, ja.

-A ver cómo se define a sí mismo.

-Yo rindo culto a la amistad. Me considero afable, leal, muy serio. Honesto. Por las mañanas, me gusta vestirme por los pies. También le digo que no tengo abuela.

-¿Qué tal cocina?

-Fatal.

-¿Sabría hacer una tortilla?

-¡Hombre, una tortilla sí! Cuando estudiaba en Santiago me tocó cocinar una vez y me puse a hacer una tortilla que no me salía. Tuve que llamar a mi madre a ver qué pasaba. Y es que solo estaba utilizando las yemas de los huevos, ja, ja.

-¿Tiene aficiones más allá del fútbol?

-Me gusta el cine, la música y la playa. Me encanta el mar. En invierno y en verano.

-Un lugar favorito.

-La zona de Valdoviño y Doniños en particular.

-¿Qué es lo que no soporta?

-La mentira.

-Así que nunca las cuenta...

-Bueno, si son piadosas...

-¿Y lo que se le da mejor?

-Yo diría que el contacto con la gente. La verdad es que me siento querido y respetado en mi ciudad.

-Dígame una canción.

-Y nos dieron las 10, de Joaquín Sabina. También me gusta mucho Maná.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-La amistad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

José María Criado: «Todos somos algo masoquistas»