El PP se queda solo con el plan de gasto de más de 10.000 millones para el 2020

El Parlamento ratifica hoy un techo de gasto que crece en un 3,1 % y que la oposición considera falto de rigor

El conselleiro de Facenda volverá a defender en el Parlamento el techo de gasto de la Xunta
El conselleiro de Facenda volverá a defender en el Parlamento el techo de gasto de la Xunta

Santiago / La Voz

El Parlamento gallego ratificará este miércoles el techo de gasto de la Xunta para el próximo año, establecido en 10.160 millones de euros, la cifra más elevada de los últimos diez años, y lo hará contando únicamente con los votos favorables del PP, pues las fuerzas de la oposición ya avanzaron que votarán en contra por entender que las previsiones de ingresos y de transferencias de fondos del Estado carecen de rigor. La aprobación del tope de gasto que se propone hacer el Gobierno gallego es el paso previo a la presentación de un proyecto de presupuestos que promete ser el más expansivo —y también el más incierto— de la era de Feijoo, con el que se van a encarar los compromisos para el último año de legislatura y las elecciones autonómicas, así como la preparación del Xacobeo 2021.

El Ejecutivo gallego pone a andar así el calendario de la aprobación de las cuentas para el 2020, que probablemente serán aprobadas por el Consello de la Xunta la próxima semana para ser remitidas a la Cámara antes del 20 de octubre, con el objetivo de que la ley se pueda tramitar antes de que finalice el año.

De acuerdo con la cifra propuesta, la capacidad de gasto de la Xunta va a mejorar en 311 millones de euros para el año próximo, un 3,1 % más respecto a este año, que le darían margen para financiar los compromisos sociales adquiridos en el último debate sobre el estado de la autonomía, como la gratuidad de la educación de 0-3 años para las familias a partir del segundo hijo escolarizado, la ampliación de la Tarxeta Benvida para recién nacidos o la creación de casas nido en cada concello.

Existen, no obstante, algunas dudas en torno al marco presupuestario que pueden acabar derribando como un castillo de naipes las previsiones que se manejan ahora mismo. De un lado está el bloqueo de la financiación a las comunidades autónomas por parte del Estado, vía por la que Galicia reclama 700 millones de euros relativos a este ejercicio, así como la falta de previsiones del Gobierno central para las entregas del año próximo.

Deterioro económico

A ello se suma el deterioro del contexto económico a nivel internacional, que obligó a corregir a la baja todas las previsiones de crecimiento. La Xunta se subió también al carro rebajando del 2,5 al 2 % el crecimiento previsto para este año y situando en el 1,9 % el del año próximo, pese a que no hay nada que asegure que no haya que corregir de nuevo estas estimaciones.

Este es precisamente el argumento al que se aferra el PSdeG para explicar su voto en contra del techo de gasto propuesta por la Xunta. Su portavoz, Xoaquín Fernández Leiceaga, dejó claro el pasado lunes que la previsión del Gobierno gallego «non ten rigor», pues, en su opinión, es muy generosa estimando los fondos que deben ser transferidos desde la Administración central, un 2 % más, y se muestra más timorata con los recursos generados por la propia Xunta.

El resto de las fuerzas de la oposición también tienen previsto pronunciarse en contra del techo de gasto, como viene ocurriendo desde que, en el 2011, el Gobierno gallego empezó a remitir al Parlamento la propuesta para fijar máximo el límite de gasto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PP se queda solo con el plan de gasto de más de 10.000 millones para el 2020