Enrique Salvado, estudiante de Filoloxía Clásica: «Ao mellor non é tanto o límite de prazas como a percepción das Humanidades»


santiago / la voz

Ahora se lo toma con filosofía -no podía ser de otro modo- y tiene un arma infalible para responder a esos comentarios sobre cual es la utilidad de Filoloxía Clásica, de la que acaba de empezar el segundo curso. «Dígolles que se me saben dicir a etimoloxía de útil contesto, e se non, aí teñen a utilidade». Lo cuenta con su afiladísimo sentido del humor en la facultad compostelana a la que accedió con una nota superior a 13. Ha sido una losa, porque se ha encontrado con ese eterno argumento de cómo vas a estudiar una carrera así con semejante nota. Cuando le preguntan de qué va trabajar, responde rápido: «Explícolle moi pacientemente que non somos tantos, xa che digo, na miña promoción somos 15». Claro que lo comprende. «As Humanidades non te levan directamente a unha profesión concreta. Eu recoñezo que me vou directamente a dicir que opositarei porque é o fácil para cortar a conversa». Pero las posibilidades son muchas más: edición, traducción. Y ciencias. «Hai unha profesora de aquí dá clase en Medicina polos termos latinos, así que mira, somos como as eminencias grises». Nadie ve la Filoloxía Clásica, pero está en todo. «J.K. Rowling é filóloga clásica. E o cantante de Coldplay».

«Filosofía até hai uns anos non enchía as prazas e agora leva uns anos moi bos. Ao mellor non é tanto o límite de prazas como a percepción das Humanidades en si», dice mientras mordisquea una patata frita. «Ao mellor habería que mirar o das prazas para adecualo á situación». Como buen humanista, tira de retórica: «As prazas é un síntoma, como a febre. Pero non hai que atacar só a febre, tamén a causa». ¿Y cuál es la causa? «Es pregunta me fago eu entre Tito Livio e Salustio». Otra vez mucho sentido del humor. «Por unha parte, as Humanidades non saben moi ben como formar parte da vida da xente». No está presente a pesar de lo que está. «A xente fai moitas cousas relacionadas coa Humanidades pero non acaba de relacionalo». Otro ejemplo: «A xente vai ao teatro. Pois habería que dicir, aparte da arte hai unha tradición humanística e hai que mirar por ela». Pero claro, «tampouco llo poñen fácil, pero dicindo que nos teñen manía non arranxamos nada».

Las humanidades, en pie de guerra

Tamara Montero

Reclaman cambios en el decreto de enseñanzas universitarias y un modelo alejado del criterio económico

Hace cinco años, la Universidade de Vigo estrenaba el grado en Ciencias da Linguaxe e Estudos Literarios, un ambicioso proyecto que preveía cien asignaturas optativas y un módulo de escritura creativa único en Europa. Cinco años después, la Xunta dio la orden de extinguir el título por no llegar a 50 alumnos. La facultad propuso fusionar 90 créditos con Linguas Estranxeiras para evitarlo.

La historia la cuenta Burghard Baltrusch, presidente de la cátedra internacional José Saramago y profesor de Literaturas Lusófonas. El investigador colabora con la creación de la Plataforma pola Defensa das Humanidades. Estudiantes, profesorado, grupos de investigación y otras estructuras se han unido para hacer un llamamiento, para abrir el debate. Para reclamar el espacio que las humanidades han ido perdiendo. Especialmente en las universidades. «As humanidades teñen un problema de prestixio, en relación ao recoñecemento dentro da sociedade. As Humanidades estamos sendo miradas como se fosemos algo anticuado e prescindible», explica Baltrusch.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Enrique Salvado, estudiante de Filoloxía Clásica: «Ao mellor non é tanto o límite de prazas como a percepción das Humanidades»