Amancio López Seijas, promotor del foro La Toja: «Decir que la culpa de todo es de los políticos es de una enorme simpleza»

El empresario chantadino impulsor de este encuentro internacional que este sábado se clausura sitúa la emigración y las pensiones como dos desafíos ineludibles


a toxa / la voz

El Atlántico es la envolvente del Foro La Toja, donde se han dado encuentro políticos, empresarios e intelectuales de primer nivel internacional. Amancio López Seijas, presidente de Hotusa, es el alma mater de la iniciativa. Gallego de Chantada, y convencido, porque lo aprendió de sus padres, que el destino no puede determinar el futuro.

-¿Cree que la democracia liberal corre peligro?

-Pienso que no está de más defenderla. Vivimos en una época que algunos movimientos populistas y sectarios están continuamente con el altavoz puesto. A veces, defendiendo doctrinas y dogmas sin mucho fundamento, y una gran parte de la sociedad que ha contribuido al modelo que tenemos actualmente está en silencio. Es positivo que haya una plataforma o altavoz en el que participen todas aquellas entidades e instituciones que defiendan el modelo de la democracia liberal, de la economía de mercado, de las sociedades abiertas; lo que nos llevó a la situación actual que, quieras o no, es la mejor que ha existido en la historia.

-¿Por qué la mayor parte de la sociedad civil está callada?

-No lo sé, pero seguramente porque nadie quiere aparecer en el foco. Es muy fácil ser atacado. Por eso, insisto, este foro quiere ser un lugar de encuentro de todas aquellas organizaciones, instituciones y think-tanks que defienden más o menos lo mismo. Este intenta ser ese el lugar común.

-¿Usted cree que el silencio de la base social y la situación tan comprometida es culpa de los políticos?

-No. Decir que la culpa es de los políticos, empresarios o sindicatos es una enorme simpleza. Lo que está pasando tiene que ver con la sociedad. Cada uno tiene su parte de responsabilidad. Al fin y al cabo, los representantes políticos son elegidos por todos los miembros de la sociedad, con lo cual son una consecuencia de una extensión de la misma. Creo que tenemos que analizar lo que debemos preservar, y afrontar aquello que hemos de modificar, reformar. Pero lo que no podemos es renunciar a una época en la que se han conseguido derechos importantísimos, se ha incrementado el desarrollo, y el progreso tanto en la educación como en la sanidad… Derechos que no se han tenido nunca en la historia. Lo que hay que hacer es mantener esta sociedad, hacerla sostenible y preservarla.

-Usted vive en Cataluña, ¿qué está pasando allí?

-La situación responde a ese tipo de movimientos que hay hoy en el mundo, de tipo populista, radical, donde no se buscan los puntos de encuentro. Son movimientos que se están dando aquí, y en otros países europeos, en occidente. En el mundo hay un riesgo a los autoritarismos y totalitarismos. Lo grave es cuando se confronta y divide a la sociedad; cuando no se busca lo que nos une, que son la mayoría de las cosas, sino que se busca lo que nos diferencia. A mí eso me parece una política populista muy peligrosa

-¿Y qué pasará en Cataluña?

-No sé. No soy experto ni creo que sea el momento, pero espero que con el paso del tiempo se imponga la sensatez y se vaya en una buena dirección No es un tema fácil porque cuando se recurre a los sentimientos todo se complica. Pero soy optimista. A medio y largo plazo algunos de estos movimientos espero que vayan descendiendo y encontremos en nuestra sociedad más puntos en común

-¿Cuál es su postura ante las nuevas elecciones?

-Ninguna. Este acto es apartidista. Creo que el centroderecha liberal como el centroizquierda socialdemócrata, con matices, defienden el mismo modelo de sociedad. Y en cuanto a las nuevas elecciones, lo único que necesita el país y las empresas es estabilidad política. Precisamos un gobierno estable y que se aborden las reformas que permitan el desarrollo.

-Un punto importante de análisis en este foro es la inmigración. ¿Cuál es su postura?

-Como gallego que soy, la inmigración la viví como algo muy próximo. Creo que es un drama, un desarraigo en sí mismo, pero que tenemos que observarlo como un hecho: los grandes movimientos que sigue el mundo. Nosotros estamos en este espacio Atlántico y estamos en un continente que tiene el mayor crecimiento demográfico. Es muy difícil que nuestra realidad no vea las inmigraciones. Creo que hay cambios en el mundo que vienen producidos por el desarrollo de nuevas tecnologías. Esto provoca que ciertos espacios de trabajo puedan estar en cualquier sitio, en cualquier país. La solución tiene que pasar porque en esos países se produzca desarrollo económico, que haya inversiones. Lo único que necesitan es seguridad jurídica, certidumbre, estabilidad política y sobre todo el que llamaría el gran Plan Marshall de la educación. Es vital que todos los niños estén escolarizados en sus países de origen. Esta es la mejor vacuna que evita el desarraigo. Por muchos movimientos migratorios que haya, si esas personas no tienen la educación adecuada para vincularse al trabajo, tendremos frente a nosotros un drama. Junto a la sostenibilidad, ese va a ser el gran reto.

-Para usted otro foco al que hay que darle prioridad es el de las pensiones.

-Hay que hacerlas sostenibles, y cada vez el reto es más complicado. Debemos afrontar las reformas para que el nivel de vida que se ha alcanzado se mantenga. También hay que hacer sostenible la sanidad pública, que debe de ser compatible con la privada, como se está haciendo.

-¿Hay que votar el 10N?

-[Insiste en que no quiere entrar en temas políticos, pero no huye la pregunta] Entiendo que sí. Todos somos responsables de lo que pase y, por lo tanto, debemos comprometernos. Hasta ahí puedo llegar.

-¿Por qué se mete en estos líos como el de La Toja?

-Un grupo de amigos nos vemos desde hace años y hablamos de lo que está pasando en el mundo: los retos en Asia, América Latina, Europa. En un momento dado pensamos que estas inquietudes podíamos ponerlas en un lugar de encuentro que viniesen los grandes grupos de pensamiento para debatir todo aquello que nos une. Nos ha parecido que A Toxa podía ser el lugar. Tiene 111 años de antigüedad, ha visto las enormes transformaciones de España, las dos guerras mundiales, el gran desarrollo, la democratización de Europa... Estos valores que pensamos que son el vinculo Atlántico. Respaldo a García Márquez cuando estuvo aquí y dijo: «Esto es el verdadero realismo mágico».

El rey reclama en A Toxa una sociedad inclusiva en la que nadie se quede atrás

Sofía Vázquez

Felipe VI sitúa el Foro La Toja como referente intelectual que se adelanta a los desafíos del siglo XXI

Con el telón de fondo de la complicada situación política que vive España y el mundo en general, con populismos y nacionalismos que hacen peligrar las democracias liberales, se inauguró este jueves el Foro La Toja, que pretende ser un foro de pensamiento y debate. El rey Felipe VI expuso que la iniciativa llega en un momento idóneo, «cuando el mundo, tras la explosión de la crisis del 2007, se ha adentrado en procesos de reconfiguración geopolítica y económica cuyo alcance no siempre es fácil de prever». Dijo el Rey que hay que trabajar para «identificar y asegurar vías y pautas que garanticen la prosperidad de las sociedades». Hacen falta referentes para extender los avances de manera eficaz y justa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Amancio López Seijas, promotor del foro La Toja: «Decir que la culpa de todo es de los políticos es de una enorme simpleza»