Cada mes se originan en Galicia más de 400 alertas por conducción temeraria

José Manuel Pan
José Manuel Pan REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

TRAGEDIAS IMPACTANTES Los accidentes provocados por vehículos en sentido contrario suelen tener consecuencias fatales, como el de la foto, ocurrido en la A-6 en el 2016, donde murieron dos personas
TRAGEDIAS IMPACTANTES Los accidentes provocados por vehículos en sentido contrario suelen tener consecuencias fatales, como el de la foto, ocurrido en la A-6 en el 2016, donde murieron dos personas CÉSAR DELGADO

Son avisos de vehículos en sentido contrario en autovías y de conductores que generan situaciones de peligro en la carretera

04 nov 2019 . Actualizado a las 19:58 h.

No todos son casos de conducción en sentido contrario, pero sí representan, de igual manera, situaciones de máximo riesgo que cada día se producen en las carreteras gallegas. En lo que va de año se han originado en la red viaria gallega más de 3.700 alertas (más de 400 cada mes) por conducción temeraria, provocadas por conductores que con su actitud de desatención a las normas de tráfico pusieron en grave riesgo su seguridad y la de los demás usuarios de la carretera. Ese epígrafe está reservado para auténticos kamikazes de la carretera, verdaderos peligros al volante. Son los que se saltan todas las reglas y que tanto conducen en sentido contrario, como en zigzag o realizan adelantamientos antirreglamentarios, en curvas o cambios de rasante.

Lo peor de todo es que ese tipo de comportamientos al volante no son para nada extraños en las carreteras gallegas, ya que además de las 3.700 de este año, el teléfono 112, que gestiona la Axencia Galega de Emerxencias (Axega), recibió el año pasado 4.300 llamadas alertando de conductas temerarias al volante. Son, por tanto, comportamientos demasiado frecuentes en la red viaria de Galicia, a los que se suman los que protagonizan las decenas de conductores que cada día salen a las carreteras tras haber consumido alcohol o drogas.

La conducción temeraria, igual que la circulación en sentido contrario, está castigada con una multa de 500 euros y con la retirada de 6 puntos del carné, aunque si se pone en peligro la vida o la integridad física de alguna persona la infracción se considerará delito, con una pena que, en función de la gravedad, puede llegar a suponer cinco años de cárcel y hasta diez años sin carné.