Encarna Otero: «Traballo en visibilizar ás mulleres»

Fue concejala de Santiago por el BNG, directora xeral de Vivenda y profesora. Como historiadora participa en varios proyectos de investigación del Consello da Cultura Galega y del Museo do Pobo


Encarna Otero (Santiago, 1950) fue durante años uno de los rostros de referencia del BNG, partido por el que fue candidata a la alcaldía compostelana en cuatro ocasiones y primera teniente de alcalde entre 1999 y 2003. También, más alejada de los focos, asumió con el bipartito la dirección xeral de Vivenda, una responsabilidad que le provoca brillo en los ojos cuando lo recuerda: «Alí si que puiden facer moitísimas cousas», reconoce. Ahora está jubilada en el sentido etimológico del término. «Teño forzas e boa saúde», resalta minutos después de salir de clase de portugués, una lengua que considera «unha regalía» porque le permite «coñecer ás persoas, que é do que se trata, e tamén un país ao que temos que mirar moito, mirar para ver».

Conocer otro idioma es la punta del iceberg de su agenda vital, especialmente viajera. «O que fago agora son as cousas que me gustan e que antes non podía. No que estou traballando é nas cousas que teñen que ver coas mulleres. Ser feminista é a miña maneira de estar no mundo, non concibo outra», explica. Por eso, desde la Comisión de Igualdade do Consello da Cultura Galega trabaja en equipo «buscando a maneira de sacar á luz ás mulleres que contribuíron á economía, que funcionou grazas a elas, pero como o seu traballo non reflicte no PIB, non deixa pegada». Como historiadora señala: «A miña vontade persoal é que teñan cara, voz e nome». La forma de hacerlo, siendo consciente de que «a memoria é moi selectiva», es con testimonios grabados que dan cuenta de sus vidas.

«Hai cousas que me dan unha rabia inmensa, e me enfado moitísimo, como o esquecemento das mulleres que traballaron na industria da confección, porque Galicia estaba chea de costureiras, que eran unha man de obra moi preparada que permitiu dar o salto para o que logo se chamou moda galega». De este gremio no olvida a Marisa Miramontes, la mujer de Ánxel Casal, de la que ha encontrado documentación desconocida en el Museo do Pobo, ni tampoco de que «Santiago chegou a ter sindicadas setecentas modistas e costureiras que fixeron unha cooperativa en 1920, e iso se ten que saber». Otra de sus obsesiones «son as mulleres que levan toda a vida sacando a fame do mundo, que facían sabores e saberes con alimentos básicos practicando a economía de proximidade». El comercio tradicional que ha desaparecido también está bajo su foco investigador para «recuperar esa memoria de cidade, que é moito máis que unha tumba», un Santiago por el que camina y camina a diario (ya no puede correr por la Alameda) y que la nutre de todo. También para ser tan presumida como siempre y con un estilo propio que la identifica con la ciudad que ansía.

Fui

Edila en Santiago (1991-2003) y directora Xeral de Vivenda (2005-2009).

Soy

Profesora de secundaria jubilada, historiadora e investigadora.

OTROS QUÉ HACE AHORA...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Encarna Otero: «Traballo en visibilizar ás mulleres»