Fomento no implantará más rebajas en la AP-9 y achaca a la Xunta no pagarlas

El ministerio reconoce que los peajes generan desigualdad en territorios como Galicia

Peaje de la AP-9 en Curro
Peaje de la AP-9 en Curro

vigo / la voz

El Ministerio de Fomento no implantará más rebajas ni bonificaciones en la AP-9. Los usuarios del principal eje de comunicación de Galicia seguirán siendo prácticamente los únicos de España que no se ven compensados por hacer un uso frecuente de un vial de pago, que no pueden elegir tampoco entre diversas tarifas horarias o disfrutar de precios más bajos los fines de semana.

Tras la interpelación lanzada desde la Xunta al Gobierno central para que imite en la AP-9 la rebaja del 50 % que implantará por las noches a partir del día 1 la Administración gallega en sus dos autopistas autonómicas, Fomento no da pie a nuevos descuentos en Galicia. Responde que mantendrá «el esfuerzo en bonificaciones» que ya hace en la infraestructura gestionada por Audasa y que se traduce en asumir el pago en la sombra de los peajes de los vehículos que transitan por Rande y por A Barcala.

A la partida de los dos tramos gratuitos de la AP-9 Fomento destinará este año 7,2 millones de euros, mientras que el ministerio achaca en cambio a la Xunta que no aporta nada desde el 2017 para rebajar el peso de los peajes en dicha autopista a los automovilistas gallegos. Con Íñigo de la Serna como ministro del último Gobierno de Mariano Rajoy, Fomento decidió asumir en solitario el abono de los peajes de los tramos de Vigo y A Coruña, liberando a la Xunta del pago a medias que las dos Administraciones mantenían desde el 2006, cuando se levantaron en ambos puntos las barreras de peajes. Incide además el Gobierno central en que su aportación a ambas gratuidades en la AP-9 «es del orden de 10 veces superior a la que destina la Xunta a bonificar los peajes en sus autopistas».  

Desigualdad reconocida

Además de reprochar al Ejecutivo gallego que pida rebajas a mayores en la AP-9 cuando no aporta fondos para ello, el ministerio recuerda al Gobierno gallego que otras autonomías sí reducen con fondos propios el impacto de los peajes en las autopistas estatales que pasan por sus territorios.

El ministerio que dirige Ábalos se declara «sensible a la inequidad que causan los peajes en varias partes, como en Galicia», pero achaca esa desigualdad respecto a otros territorios a la extensión hasta el 2048 de la concesión de la autopista que hizo el Gobierno de Aznar, prorrogando 25 años más el cobro por circular entre Ferrol y Tui. A causa de ese desequilibrio, el ministerio incide en que mantendrá las bonificaciones existentes, y en otros puntos de España no prorrogará las concesiones de autopistas que venzan. Así ocurrió a finales del 2018 en la AP-1 de Burgos, o sucederá de nuevo en diciembre en la AP-4 (Sevilla-Cádiz) y en la AP-7 (Tarragona-Alicante), que pasarán a ser gratuitas, mientras que a la AP-9 le quedarán otros 28 años más de peaje por delante, pese a ser de la misma generación que las anteriores. 

Rebajas inéditas en Galicia

Pese a indicar que la desigualdad que sufren los usuarios de la AP-9 es heredada de Gobiernos anteriores, el actual Ejecutivo central ha introducido este mismo año otro elemento que beneficia fundamentalmente a los conductores del centro del país, con la gratuidad nocturna de las nueve autopistas quebradas que no se puede disfrutar ni en la AP-9 ni en la AP-53 (Santiago-Dozón). En esas mismas vías rebajó en un 30 % las tarifas a través de la empresa pública que las gestiona, mientras que la AP-9 las subía un 3,51 %.

Las tarifas según el momento del día en el que se use la autopista se aplican además de en las asumidas directamente por Fomento, en la AP-7 (Valencia-Alicante); en las catalanas C-16, C-32 y C-33; en la AP-46 (Málaga-Las Pedrizas); en la AP-51 y AP-61 de Ávila y Segovia; en la AP-71 (León-Astorga); en los túneles de Artxanda; se rebajarán en un 50 % en las dos autonómicas gallegas a partir del 1 de octubre, y es gratis también de noche en parte de la AP-8 vasca.

Audasa supera ya los 3.000 millones recaudados en peajes y sin apenas rebajas a sus usuarios

carlos punzón

La AP-9 lleva 25 años consecutivos generando beneficios para sus gestores, hoy un consorcio foráneo

Audasa ha superado en el ecuador de este año la barrera de los 3.000 millones de euros en ingresos, euro a euro, cobrados en sus cabinas de peaje desde que el vial se abrió en abril de 1979. Atrás quedaron los quince años iniciales de pérdidas a causa de un trazado cortado e incompleto y los problemas de construcción iniciales que ensombrecían entonces los cálculos de negocio futuro, pero que a 30 de junio de este año certifican unas más que saneadas cuentas que llegan ya a 3.014 millones de euros recaudados en peajes. Son 205.403 euros de media cada día desde que el primer coche cruzó las barreras de la AP-9 hace 40 años, cifra que, sin embargo, en la primera mitad de este año se eleva por término medio en cada jornada a 394.568 euros con el paso de vehículos por las cabinas de peaje.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Fomento no implantará más rebajas en la AP-9 y achaca a la Xunta no pagarlas