Feijoo, sobre su futuro político: «Traballarei para que o PP consiga outra maioría absoluta nas vindeiras eleccións»

Aprovecha el debate de la autonomía para mostrar su tono más reivindicativo ante Pedro Sánchez y confirma que aprobará unos presupuestos para el último año de la legislatura. Su discurso fue interpretado en el hemiciclo como un paso adelante a concurrir a los próximos comicios


Santiago / La Voz

Había una convocatoria formal para celebrar el debate anual sobre el estado de la autonomía, que será también el último de la legislatura, pero el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, prefirió mover los marcos y esbozar un programa de trabajo para la próxima década, en la que Galicia tendrá ante sí la oportunidad de celebrar tres Xacobeos (2021, 2017 y 2032) y de aprovechar esa oportunidad para «elevar o seu listón» y construir un país más ordenado y con mayor calidad de vida. Al igual que hiciera hace unos meses al presentar el plan estratégico 2021-2030, Feijoo se envolvió en la bandera de la estabilidad política gallega, como contrapunto a la «parálise e o desgoberno» de España, para dejar claro que el reto ahora no consiste en despejar el futuro de los próximos doce meses, sino el de los próximos doce años. Y en esa tarea, proclamó, «poden contar comigo».

Este mensaje lo deslizó Feijoo al final de la intervención con la que abrió el debate. Y de inmediato fue interpretado como la señal más clara dejada hasta el momento sobre su intención de repetir como candidato del PP a la presidencia de la Xunta, una margarita que el propio Feijoo dijo que no iba a deshojar hasta el primer trimestre del 2020, y sobre la que el PP se muestra renuente a especular.

No fue la única pista en ese sentido, pues Feijoo aprovechó su discurso para reafirmar su compromiso político con la comunidad, como cuando afirmó que «non hai maior honra que servir a Galicia, ningunha», o incluso para situarse por encima de las siglas de su partido y de la obediencia a su líder nacional, Pablo Casado: «Nin fun, nin son, nin serei nunca refén de ningún partido. Nin tan sequera do meu», proclamó el dirigente popular, que insistió en definirse como «militante de Galicia». «Traballarei para que o PP consiga outra maioría absoluta nas vindeiras eleccións».

 

Tanto las intervenciones de Feijoo, como las réplicas de los portavoces de la oposición, tuvieron un marcado tono electoral, derivado de la cercanía de las elecciones generales del 10N y de las autonómicas gallegas previstas para el 2020. Una cita, esta última, en la Feijoo se convocó a sí mismo, al deslizar que trabajará «para que o PP consiga outra maioría absoluta». Más claro, agua. Todas las pistas aportadas por Feijoo apunta a que repetirá como candidato a la Xunta.

Pero al margen de las cábalas sobre el futuro político de Feijoo, el debate sobre el estado de la autonomía también cumplió con la tradición de desgranar el balance de gestión del Gobierno de la Xunta y esbozar el programa de trabajo de cara al futuro.

Feijoo no eludió este ejercicio, plasmado en una veintena de medidas de conciliación y otros proyectos legislativos, como la primera ley española de impulso demográfico, pero construyó su relato buscando la dualidad con el Gobierno socialista de Pedro Sánchez. Lo hizo acusándolo de provocar serios perjuicios a Galicia por prolongar el electoralismo «máis alá das urnas», provocando que los consensos sean «arduos ou imposibles». Y es que no perdió la oportunidad de señalar al Ejecutivo central por «secuestrar», dijo, los recursos que las autonomías destinan a financiar los servicios públicos, 700 millones de euros en el caso gallego.

Es por ello que frente a las «incertezas» de Madrid y del contexto internacional, Feijoo propuso la «estabilidade» de la Xunta; frente a la política de división y trincheras, la moderación; y frente a los incumplimientos y chantajes del Gobierno central, el «respecto» que merece Galicia.

Desde la bancada izquierda, el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, contraatacó a Feijoo en las réplicas, criticando que solo busque la confrontación con el Gobierno de Sánchez y reprochándole que no fuera igual de reivindicativo con Rajoy y Montoro, que fueron los que crearon el problema del IVA que reclama ahora Galicia. Ante ellos, «Feijoo chitón», dijo gráficamente Caballero en varias ocasiones, lo que llevó a Feijoo el apelativo de «don chitón».

Tampoco desaprovechó el líder del PPdeG la oportunidad de meter cuña en la oposición «cuatripartita», buscando sus diferencias. «A única solución de vostedes é desgobernar xuntos», dijo dirigiéndose a una bancada izquierda que si algo compartió fue vaticinar el fin de Feijoo.

La oposición critica a una Xunta de modelo «esgotado»

D. SAMPEDRO / S. LUAÑA / M. BERAMENDI

Gonzalo Caballero en su primer debate sobre el Estado de la autonomía invoca el cambio progresista, Luis Villares lamenta las «emerxencias» que tiene la comunidad, Ana Pontón dice que Feijoo vive alejado de la realidad social y Antón Sánchez le pone color a la legislatura: «o negro». ¿Quién estuvo mejor, el presidente o la oposición? Vota aquí

Luís Villares fue el primero en suceder a Feijoo en la tribuna tras el discurso del presidente de la Xunta el pasado mediodía. Arrancó a primera hora de la tarde su intervención en el debate sobre el estado de la autonomía con un estracto del que pronunció la activista de 16 años Greta Thunberg en la ONU para llamar la atención sobre la situación de «emerxencia» que vive Galicia. «A casa está en chamas e o país está en chamas», dijo. A su entender, hay «unha emerxencia feminista, unha emerxencia social e unha emerxencia climática».

Esa es para el portavoz del Grupo Mixto la situación actual de Galicia, una situación que, a su entender, Feijoo no tiene en cuenta porque se puso «o traxe de vítima, como se Galicia non tivese autogoberno e vostede -dijo dirigiéndose al presidente de la Xunta- non tivese responsabilidade co que pasa en Galicia».

Seguir leyendo

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
19 votos
Comentarios

Feijoo, sobre su futuro político: «Traballarei para que o PP consiga outra maioría absoluta nas vindeiras eleccións»