Proponen crear brigadas de élite para luchar contra los incendios

Una comisión de expertos sugiere al Parlamento ubicarlas en los distritos con más incidencia del fuego


redacción / la voz

El grupo de expertos sobre incendios forestales elegido por el Parlamento gallego propone la creación de unidades de élite asentadas en los distritos más afectados por el fuego en Galicia.

En el informe completo de casi 200 páginas, al que ha tenido acceso Europa Press, se recogen diferentes propuestas que profundizan en la problemática de los incendios. Entre ellas, se encuentra la puesta en marcha de estas unidades operativas en cada provincia, «dispuestas a actuar de forma inmediata en el momento en el que fuesen requeridas» para combatir el fuego.

Así, estas unidades de alta cualificación, «con base en los distritos más afectados por los fuegos», deben contar «con una preparación física excelente». Servirían de refuerzo en casos «especialmente virulentos». La propuesta recoge una formación de un técnico o agente, tres brigadas de cinco componentes, tres motobombas y un camión gran-cisterna, con «personal experimentado y debidamente formado».

Los expertos consideran que la activación de estas unidades de élite serviría también «como un acicate» para que el personal tenga la «oportunidad de promocionarse y ascender en la carrera profesional», en un trabajo con «una fuerte carga vocacional», según recoge el informe.

Precisamente, uno de los puntos sobre los que se reflexiona en este estudio es sobre la importancia de acortar tiempos para que los incendios no crezcan a un ritmo voraz. Sobre ese particular, los expertos alertan de la «espectacular» reducción de torres y puntos de vigilancia fijos entre 2007 y 2018 en la Comunidad, con un recorte del 62%, al pasar de 117 a 44. Esta reducción, según estos expertos «constituye un error».

Este grupo de expertos considera que «el tamaño de los incendios está relacionado con el tiempo de llegada de los primeros medios de extinción», de modo que «la reducción de unos pocos minutos en la detección y en el tiempo de respuesta podría reducir su tamaño en un 30%». Por ello, el cierre de torres «está en la base del retraso en la detección», no solo por la rebaja de puntos, sino del tiempo de vigilancia.

Los expertos remarcan que este problema «no se resuelve exclusivamente con las actuales cámaras de vigilancia, porque hoy por hoy no localizan con exactitud los focos ni discriminan correctamente el tipo de fuego, y aún menos sirven para hacer un seguimiento de la evolución del incendio, indispensable para la dirección de la extinción».

Por su parte, entre 2008 y 2018 desaparecieron 62 de las 67 de brigadas de vigilancia móvil (-93%) hasta quedarse en cinco. Las agrupaciones vecinales de vigilancia forestal descendieron de 82 a siete en una década. Por ello, abogan por volver a incrementar estas herramientas para ayudar a la disuasión de los incendiarios.

Envejecimiento del personal

Sobre la mejora de las condiciones generales del personal, el documento trata varios puntos. Una de las cuestiones acerca de las que se llama la atención es el «envejecimiento» de los trabajadores, que rondan los 50 años de media.

Este operativo tiene que trabajar hasta 12 horas seguidas en condiciones límite. De hecho, en los últimos 12 años fallecieron siete trabajadores del servicio de lucha contra el fuego -más ocho civiles en incendios forestales-. Por tal motivo, el grupo de expertos considera necesario que existan controles médicos obligatorios, y «no voluntarios como hasta ahora», para acreditar una buena condición física. También se pide que el personal mayor de 55 años pueda pasar a una segunda actividad.

Una de las principales ideas que pusieron sobre la mesa los expertos en su comparecencia parlamentaria es la necesidad de profesionalizar a las brigadas municipales en colaboración con Seaga, ante el «bajo rendimiento» detectado en estos grupos.

En el dossier realizado por estos técnicos se hace una tabla de costes de los nuevos convenios de las brigadas municipales. Así, para que se activen un total de 250 el coste se elevaría en 1,5 millones en comparación con el actual. «Cantidad que, con las importantes ventajas que presenta el modelo, entendemos es perfectamente asumible», sostiene el estudio.

El total de presupuesto en el nuevo modelo tendría que ser de casi 20 millones para estas brigadas, con un gasto a «repartir» entre Xunta y entidades locales como diputaciones, macomunidades y ayuntamientos.

Esta inversión supondría un parte pequeña en comparación con los 500 millones gastados en los últimos 12 años en incendios en Galicia, según cifra el informe.

Más medios aéreos

En esta reforma del servicio antincendios, otra de las mejoras que se requiere es que cobren mayor protagonismo los medios aéreos, pues se observan como insuficientes los existentes. En este análisis se hace una comparativa entre los medios aéreos existentes en la campaña de alto riesgo de 2018 (un total de 17) y los que se plantean como necesarios (aumentar hasta 24), con cambios en las modalidades de vehículos.

Aquí, se aboga recuperar los aviones de carga en tierra y la contratación de nueve aeronaves de este tipo (no había ninguna en 2018). Además, se llama a reducir los helicópteros de tipo ligero (de ocho a cuatro) para incrementar los de tipo de medio (que pasen de cinco a ocho). Sí se está de acuerdo en mantener el helicóptero Puma y los dos de vigilancia existentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Proponen crear brigadas de élite para luchar contra los incendios