«Quise demostrar que no hay nada que no pueda hacer»

Iris Van Der Zaag, invidente holandesa, completó el Camino junto a su perro guía


santiago / la voz

La llegada a la praza do Obradoiro de Iris Van Der Zaag no fue la de una más de las miles de peregrinas que llegan cada año a Santiago. Las lágrimas de esta chica holandesa y las de todos los que conocían su historia, al entrar por Fonseca a la praza do Obradoiro, estaban más que justificadas. Iris es invidente pero, precisamente por eso, su peregrinación es más que un reto personal. «Cuando empece era un desafío físico, pero durante el Camino pasó a ser un reto mental y una manera de demostrar que, pese a ser invidente, podía hacerlo. El mensaje para los que tienen alguna incapacidad es que se puede. Yo quise demostrar que no hay nada que no pueda hacer», comentaba Iris unos minutos después de recibir el aplauso y las felicitaciones de otros peregrinos.

Iris salió de Oporto el 22 de agosto, acompañada solamente por su perro guía Zion. Hasta la mitad del Camino Portugués, su único apoyo fue el can y, a partir de ahí, un grupo de peregrinos italianos se unieron a ella para caminar juntos. «Ella salía de los albergues más temprano que nosotros, pero iba más despacio; así que en la mitad de cada etapa le dábamos alcance, y los últimos kilómetros seguíamos todos juntos», explicaba Vicenzo Greco, un joven romano que se convirtió en uno de sus amigos para siempre. Vicenzo destacaba el valor de la peregrinación de Iris: «La gente no dejaban de sorprenderse al ver a una mujer sola, joven e invidente. Es una heroína».

En la llegada al Obradoiro, sus diez amigos italianos procedentes de varias localidades del norte no pudieron contener las lágrimas, incluso olvidando que ellos también habían cumplido un reto personal: «Es el momento de Iris», decía una de las peregrinas del grupo. El alboroto creado por su entrada al Obradoiro no pasó desapercibido para otros muchos peregrinos que abrazaron y felicitaron a la joven holandesa. Su hazaña llegó a oídos de la primera teniente de alcalde, Mercedes Rosón, que le dio la bienvenida y felicitó a la joven.

La decisión de hacer el Camino Portugués fue consecuencia de un estudio previo de todas las opciones. Iris explicó que, «aunque el famoso es el Francés, el Portugués era más cómodo para mi perro, porque es más fresco». Su decisión de peregrinar llegó al terminar sus estudios de contable, y aunque sus padres intentaron persuadirla, Iris tenía claro que «era algo que tenía que hacer». Ahora estará durante un par de días en Santiago para recuperarse del esfuerzo, y reponer su rodilla, «que desde hace cuatro días está dañada». Por seguridad, lleva un dispositivo de GPS que permite que sus padres puedan seguir sus pasos minuto a minuto.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
12 votos
Comentarios

«Quise demostrar que no hay nada que no pueda hacer»